Opinión

Ciberseguridad en la oficina de farmacia

Temas relacionados:
Herramientas
Dpto. Asegura
Consultoría CofmS31
|
26 abr 2019 - 14:00 h
|
<p>Ciberseguridad en la oficina de farmacia</p>

Es un hecho que, a día de hoy, cualquier compañía, grande o pequeña, corre el riesgo de sufrir un incidente cibernético. No hace falta remontarnos al conocido WannaCry, que puso en jaque a cientos de empresas y multinacionales en todo el mundo. Hay muchos ejemplos recientes, como el de Airbus, que hace unas semanas denunció un ciberataque a los sistemas de información pertenecientes al negocio de aviones comerciales que afectó a datos profesionales y de empleados de la empresa en Europa. Son casos que nos deben hacer recapacitar para estar preparados.

Malware, phishing, social engineering o denial of services (DoS) son conceptos que lamentablemente cada vez son más conocidos, a su pesar, por los titulares de oficinas de farmacia. No hace falta recordar que éstas son un negocio muy específico, con características que lo hacen especialmente sensible en todos los ámbitos del cumplimiento normativo: tanto por la información y datos de carácter confidencial que gestionan, como por la tremenda repercusión social que puede tener cualquier incidencia en el ámbito de una farmacia.

Hay que tener en cuenta que el 70% de las empresas afectadas por ciberataques son pymes, y solo el 37% cuenta con un plan de respuesta. Adoptar medidas adecuadas en materia de ciberseguridad es hoy en día una exigencia en cualquier negocio que quiera mantener un estándar elevado de profesionalidad y responsabilidad en su proceder. Y lo es aún más para las oficinas de farmacia: por la propia deontología de la profesión, porque están expuestas a chantajes y secuestros de información, por el riesgo que conlleva la pérdida de datos y la propia funcionalidad de los equipos. Riesgos que no solo pueden afectar al día a día de la farmacia en lo referente a asuntos de facturación o pedidos, sino que alcanzaría a la propia dispensación de medicamentos. Y todo ello, sin olvidar que el Reglamento General de Protección de Datos europeo trajo consigo elevadas sanciones derivadas de no haber tomado las medidas oportunas en materia de ciberseguridad.

Es cierto que en los últimos años no han sido pocas las oficinas de farmacia que han llevado a cabo adaptaciones para garantizar la seguridad de sus sistemas y prevenir los ciberataques a través de sistemas cerrados de comunicación con grandes medidas de seguridad y fiabilidad (un ejemplo es la receta electrónica), pero hay que estar prevenidos ante los ataques que puedan sufrir otros canales de información habilitados por las farmacias para realizar otras funciones. A este respecto, cabe destacar que un ciberataque puede tener para una pyme un coste medio de unos 20.000 euros (impacto económico que puede derivar en situaciones complejas con consecuencias muy graves).

Por eso, desde Asegura Consultoría, el servicio de asesoramiento asegurador de CofmS31, recomendamos a las farmacias protegerse y contratar un buen seguro para prevenir y estar protegidas ante un ciberataque.

Twitter
Suplementos y Especiales