e-planning ad

“In vaccines we trust”

Primera Cumbre Mundial de la Vacunación
Temas relacionados:
LA FICHA: “Más de 400 líderes políticos, representantes de alto nivel se reúnen en Bruselas para dar visibilidad y respaldo político a las vacunas, la medida de salud pública más exitosa que existe”
Madrid
|
13 sep 2019 - 13:58 h
|

La falta de confianza limita el potencial y obstaculiza la consecución de casi cualquier objetivo. Agrava las incertidumbres porque, casi siempre, se retroalimenta a si misma. Esta introducción, asociada al desarrollo personal, encaja a la perfección cuando de vacunación se trata... Especialmente en Europa, que cuenta con uno de los índices de confianza más bajos en la seguridad y efectividad de las vacunas.

Casi la mitad de los europeos (el 48 por ciento) cree que las vacunas a menudo acarrean graves efectos secundarios; el 38 por ciento cree que pueden provocar la enfermedad que dicen prevenir y un 31 por ciento se muestran convencidos de que puede debilitar el sistema inmunitario. ¿Cómo desterrar los mitos y leyendas sobre las vacunas? ¿Cómo aumentar la información de calidad y, así, contribuir a mejorar las tasas de cobertura? Son algunas de las preguntas que el 12 de septiembre han reunido en Bruselas a más de 400 líderes políticos, representantes de alto nivel de la Administración, del mundo académico y profesionales sanitarios, junto con el sector privado y organizaciones no gubernamentales, en torno a la Cumbre Mundial de Vacunación organizada por la Comisión Europea en cooperación con la OMS.

No hay cumbre mundial que se precie que requiera de sus participantes esfuerzos a la altura de la medida del desafío que tienen delante. Y en el caso de las vacunas estos desafíos van mucho más allá de hacer realidad los compromisos políticos que permitan que quien hoy desconfía de las vacunas mañana pueda hacer suyo el lema ‘In vaccines we trust’. También tienen como meta impulsar la magia de la ciencia, impulsando el ciclo de la innovación, no sólo en el caso de nuevas vacunas; también en el de las antiguas. Si hay algo que discutir en una cumbre mundial de estas características, no cabe duda que es cómo estimular la colaboración internacional en las labores de investigación y desarrollo. Sólo con estas dos patas se podrá abordar el tercer gran déficit en el campo de la vacunación a nivel mundial: difundir el mensaje de la inmunización colectiva, a través de medidas que mejoren la utilización y aceptación de vacunas a lo largo de toda la vida y en todos los entornos, incluso en los más difíciles, como puedan ser catástrofes y emergencias humanitarias.

El tiempo dirá si el compromiso de nuestros políticos es lo suficientemente fuerte o si, como suele ocurrir en otras cumbres hermanas (medio ambiente, clima, desarrollo sostenible), quedan en papel mojado. De ello dará la cuenta la próxima Cumbre Mundial de Vacunación. Que la habrá. Que a nadie le queda duda.

Twitter
Suplementos y Especiales
e-planning ad