e-planning ad

El Consejo Asesor de Sanidad llama a fomentar el uso de biosimilares

Varios miembros del Consejo aluden a la evidencia científica y a los precios como motivos para su promoción
Herramientas
Madrid
|
24 may 2019 - 14:32 h
|

Evidencia científica y precios más bajos. Son las dos razones principales en las que se basa el apoyo al uso de los biosimilares. En un debate acogido por la Organización Médica Colegial la semana pasada, los expertos de este grupo debatieron sobre la apuesta por este tipo de fármacos. La principal barrera es la relativa a las reticencias existentes en torno al uso de los biosimilares.

Entre los motivos de incertidumbre, los expertos aluden a las lagunas en el plano legislativo (se rigen por la Ley de Garantías), a las que habría que sumar una orden ministerial de prescripción por marca. Esta realidad ha comenzado a movilizar a algunos miembros del Consejo Asesor de Sanidad, quienes abogan, con el apoyo de la OMC, por una modificación para paliar la diversidad que existe, sobre todo, en términos de penetración. A este respecto, Javier Sánchez Caro, vocal del Consejo Asesor, y el también vocal José Ramón Repullo afirman que “la evidencia científica está a favor y hay que legislar para promocionar estos medicamentos”.

Existen casos que han contribuido a alimentar esta polémica, como los de algunas administraciones autonómicas que han apostado por la sustitución automática de los biológicos de referencia por sus respectivos biosimilares. Estas acciones chocan en cierta manera con la Orden Ministerial promulgada en 2007 en la que se propone la prescripción por marca, y ha suscitado muchas dudas respecto al enunciado de la propia Ley de Garantías. Sobre este tema, Sánchez Caro insta a elevar la vista por encima de las fronteras españolas para comprobar que “Bélgica, Dinamarca y Finlandia apuestan por la sustitución automática, mientras que Alemania y Francia lo hacen con algunas restricciones”. Y aunque algunos países de la Unión Europea han actuado así, otros lo rechazan, por lo que parece que el punto medio se encuentra en suministrar el biosimilar al paciente naïve, medida apoyada también por Biosim.

La Ley de Autonomía del Paciente también ha supuesto un obstáculo legislativo a la promoción de los biosimilares. En más de una ocasión se ha alegado que se debe tener el consentimiento informado por escrito para administrar un biosimilar, pero ambos miembros del Consejo Asesor de Sanidad coinciden en que esto es un artificio “porque la ley sólo habla de consentimiento informado verbal salvo excepciones de gravedad” y descartan que los biosimilares lo sean.

Otra de las barreras es la de los profesionales. Por ello, la OMC y BioSim han renovado un acuerdo de formación para médicos, con los objetivos de disipar dudas y contribuir a la eficiencia, ya que el Consejo Asesor remarca que se sacaría más partido a los recursos del Estado.

Twitter
Suplementos y Especiales
e-planning ad