La vacunación en farmacias, más allá de Francia: realidad en seis países de la UE

Irlanda demuestra que la vacunación farmacéutica aumenta la cobertura y no anula a los proveedores tradicionales
|
02 nov 2018 - 13:22 h
|

Los estados miembro de la Unión Europea vienen realizando esfuerzos sostenidos para mejorar el abordaje de las enfermedades prevenibles mediante vacunación, y aunque mucho se ha logrado, todavía queda camino para mejorar. Así lo indica el informe The organization and delivery of vaccination services in the European Union, preparado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud a petición de la Comisión Europea. El trabajo, publicado en pleno lanzamiento de la campaña de vacunación frente a la gripe, analiza en profundidad la situación de esta vacuna, en relación tanto a sus barreras como a sus agentes facilitadores. Entre las principales conclusiones se sitúa la necesidad de mejorar las tasas de cobertura, un punto en el que la Comisión Europea reconoce que los farmacéuticos “no suelen desempeñar un papel” en materia de provisión, a pesar del creciente número de voces y datos que avalan esta práctica.

La Comisión Europea sigue reconociendo como necesario mejorar las tasas de cobertura de la vacuna contra la gripe

A día de hoy, la provisión de la vacuna antigripal en farmacias sólo se informa en seis países de la Unión Europea, con distintas posibilidades en relación al profesional sanitario —médico, enfermera o farmacéutico— encargado de llevar a cabo la administración de la vacuna. En Malta, los farmacéuticos no administran inmunizaciones rutinariamente, pero pueden hacerlo bajo supervisión; algo muy similar a lo que ocurre en Suecia, donde son las enfermeras, por lo general, las encargadas de llevar a cabo la administración, o en Letonia, donde las vacunas pueden adquirirse en farmacias, si bien es el personal médico quien las administra.

Sí están administradas por farmacéuticos, en cambio, en las farmacias comunitarias de Reino Unido o en Portugal, donde cerca del 80 por ciento de las boticas están acreditadas vacunar como complemento a los centros de salud. También en Irlanda la administración de la vacuna es una práctica profesional regulada que contempla a los farmacéuticos como proveedores privados contratados por la sanidad pública para administrar las vacunas.

Junto a estas experiencias reales, la Comisión Europea resalta otras dos: la de Francia, que tras el éxito del piloto que está llevando a cabo en varias regiones del país generalizará esta función asistencial a todas las farmacias del país en 2019, y la de Estonia, que aprobó la realización de un proyecto piloto de un mes de duración para que las farmacias pudieran vacunar frente a la gripe durante un mes en el otoño de 2018.

Irlanda ha confirmado que la vacunación farmacéutica no aleja a los pacientes de los proveedores tradicionales

La gran pregunta que cabe hacerse en relación a estas experiencias es si realmente están aumentando las tasas de vacunación y aliviando la presión asistencial en centros de Primaria y en centros hospitalarios en los meses de invierno o si sólo se está trasladando, por así decirlo, el lugar de la vacunación. La experiencia de Irlanda ha permitido dar una respuesta rotunda a este interrogante.

Las farmacias sí aumentan la cobertura

Las farmacias irlandesas tienen a disposición de los usuarios las vacunas contra la gripe (ver gráfico) desde 2012. La web de la Unión Farmacéutica Irlandesa (IPU, por sus siglas en inglés) recoge cifras que muestran que el número de personas que se vacunaron contra la gripe en una farmacia comunitaria aumentó en un 46 por ciento en el último año. En la temporada de la gripe 2017/2018, un total de 115.095 personas, según dichas estadísticas, se vacunaron contra la gripe en una farmacia, en comparación con las 78.935 del año anterior, lo que representa aproximadamente una de cada siete de las vacunaciones realizadas.

La patronal consideró “tranquilizador” además ver que la vacunación farmacéutica no aleja a los pacientes de los proveedores tradicionales de vacunas ya que, desde que los farmacéuticos comenzaron a vacunar en 2011, la vacunación nacional contra la gripe ha aumentado, en general, en un 29 por ciento. Por ámbitos, la IPU informa de incrementos del 8 por ciento entre los centros de Atención Primaria y de hasta el 140 por ciento en el ámbito hospitalario.

Los expertos siguen apostando por la farmacia

No sólo los datos de Irlanda y los muy recientes de Francia avalan la apuesta por la vacunación en farmacias. El ‘sí’ de los expertos que forman el Comité Asesor de la UE en temas sanitarios sigue llegando por varias vías. A principios de septiembre se conocía una propuesta de recomendación que incidía en la vacunación en farmacias para aumentar el acceso a las vacunas. A mediados del mismo mes, este Consejo Asesor celebró una audiencia pública con diversos expertos europeos que volvieron a transmitir el mismo mensaje: si se quiere aumentar el acceso y superar los recelos, habría que contar con las farmacias.

Entre estos expertos se encontraba Jan De Belie, asesor de Asuntos Profesionales de la PGEU, la patronal comunitaria de las farmacias, que resaltó la necesidad de que, para que esta experiencia funcione y no genere mayor desconfianza, se ampare en una adecuada formación por parte de los profesionales, como ya ocurre en los países europeos donde los farmacéuticos administran la vacuna contra la gripe.

Twitter
Suplementos y Especiales