La CE y los Estados decidirán el precio de las innovaciones

La eurodiputada socialista Soledad Cabezón consigue un respaldo casi unánime de la Eurocámara para su informe
Herramientas
Bruselas
|
03 mar 2017 - 13:00 h
|

El Informe sobre acceso a los medicamentos ha pasado el último trámite parlamentario con sobresaliente. La Eurocámara ha aprobado con 568 votos a favor —30 en contra y 50 abstenciones— la proposición instada por Soledad Cabezón que conlleva un cambio de paradigma dentro del mercado europeo del medicamento. “No es una cuestión de ética, es también una cuestión de derechos”, ha manifestado la eurodiputada socialista durante su intervención en el pleno, donde ha recordado que el artículo 35 de la Carta de los Derechos Fundamentales protege el derecho a la salud.

Precisamente el reconocimiento como derecho fundamental acarrea varias consecuencias de importancia. La primera tiene que ver con el acceso a los medicamentos en general y a la innovación en particular. “El medicamento no puede ser considerado como un bien de consumo más sino que debe ser especialmente regulado para que los pacientes se encuentren en el centro del acceso al mismo”, ha sentenciado Cabezón.

Soledad Cabezón ha asegurado que el Comisario de Salud europeo, Vytenis Andriukaitis, “tiene una postura respecto al informe muy positiva, comparte las conclusiones y ya está trabajando en las recomendaciones”. Una de esas exhortaciones es la necesidad de establecer un marco legislativo “para que en lugar de la industria, sea la Comisión y los Estados miembro quienes a partir del valor terapéutico añadido establezcan el valor de los medicamentos, teniendo también en cuenta criterios sociales, éticos y económicos que aseguren el acceso y la sostenibilidad de los sistemas de salud”.

Junto a esta recomendación, el informe también insta a un cambio en el modelo de protección intelectual. “Se reconoce que su objetivo es garantizar la innovación pero no puede entrar en conflicto con el derecho a la salud. Se ha pedido un estudio sobre esto y sus efectos respecto al acceso”, explica Cabezón. Se abre así una puerta para poder otorgar licencias obligatorias si existe riesgo de que el acceso se frene por un precio alto.

Por último, el informe aprobado por la Eurocámara también pide que los recursos públicos se combinen para llevar la voz cantante y dirigir la investigación de necesidades no cubiertas, apelando por primera vez a que la industria farmacéutica participe desde el punto de vista de su responsabilidad social. “Hay que trabajar en resistencia antimicrobiana, que se fomente la investigación en cáncer y se desarrollen fármacos pediátricos y huérfanos”, ha resumido Cabezón.

Twitter
Suplementos y Especiales