España es el único país de Europa que no financia los anticoagulantes orales de acción directa

SEPAR reclama financiación pública o un visado que contemple diferentes situaciones clínicas para poder administrar estos medicamentos
Herramientas
Madrid
|
08 jul 2019 - 12:35 h
|

El tromboembolismo pulmonar se produce cuando un trombo o coágulo obstruye un vaso en los pulmones. En la mayoría de los casos debería tratarse con los nuevos anticoagulantes (anticoagulantes orales de acción directa). Actualmente, todos los países de Europa y la mayoría de los países del mundo, tras realizar un análisis de costes indirectos objetivaron un ahorro al administrar los anticoagulantes orales de acción directa frente a otros tratamientos. Por este motivo, la mayoría de países financian estos fármacos. No ocurre así en España, como recuerda la

Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que ha vuelto a reclamar financiación pública o un visado que contemple diferentes situaciones clínicas para poder administrar estos medicamentos.

Lo cierto es que Separ, junto con otras sociedades (la de Medicina Interna, la de Trombosis y Hemostasia, y la de Emergencias Sanitarias) ya redactó un escrito en el año 2015 dirigido al Ministerio de Sanidad para pedir la financiación pública para estos medicamentos, buscando indicaciones concretas que impliquen mejorar la atención del paciente así como un ahorro del gasto sanitario. Tras este intento fallido, las mismas sociedades se encuentran en fase de redacción de otro escrito para solicitar de nuevo dicha financiación ya que aseguran que “supone un perjuicio importante para los pacientes por su comodidad y por su seguridad”.

“La implicación de todas estas Sociedades responde a que esta enfermedad requiere de un abordaje multidisciplinar en el que deben participar los neumólogos, internistas, hematológos, cardiólogos, oncólogos y los cirujanos. Algunas especialidades contribuyen en la prevención de la enfermedad y otras en el manejo de la misma. Lo fundamental es que en cada uno de los centros atiendan a estos enfermos los especialistas que mejor sepan del manejo de esta enfermedad, dentro de los cuales la neumología tiene un papel destacado”, ha explicado Jara Palomares, neumólogo y miembro de Separ durante la ponencia Luces y sombras en la enfermedad tromboembólica en pacientes con cáncer de pulmón organizada en el 52º Congreso de la Sociedad, celebrado en Santiago de Compostela (A Coruña).

Palomares aseguró que hasta hace poco ahora los anticoagulantes orales de acción directa no están aprobados en pacientes con enfermedad tromboembólica venosa y cáncer, pero que dos estudios recientes con dos de los nuevos anticoagulantes (uno con edoxaban y otro con rivaroxaban) ha demostrado que son igual de eficaces que las heparinas en estos enfermos, por lo que se perfilan como una buena opción de tratamiento en pacientes oncológicos seleccionados. Además de sus beneficios clínicos en estos afectados, estos nuevos medicamentos tienen como ventajas su menor precio, ya que cuestan unos 85 euros, frente a los que cuestan las heparinas (aproximadamente 300 euros), y con la ventaja de su administración oral, frente a las heparinas que se inyectan por vía subcutánea.

Twitter
Suplementos y Especiales