Disponibilidad, calidad y número de competidores... Las vacunas, más allá del precio

Los salubristas diseñan una hoja de ruta de 13 acciones para mejorar la política vacunal en España
Herramientas
Madrid
|
16 may 2019 - 11:32 h
|

Las vacunas constituyen la forma más eficiente de evitar la enfermedad. Piedra angular de las políticas en materia de salud pública, son también una de las herramientas sanitarias más coste-efectivas que existen, y son más relevantes aún si cabe en un momento en el que el rechazo a las vacunas ha llegado a ser calificado por la OMS como una amenaza para la salud pública a nivel mundial. Mucho se puede hacer desde el ámbito de la Salud Pública para mejorar las políticas de vacunación. Los expertos reunidos por la Fundación Gaspar Casal, con la colaboración de GSK, en torno al libro Vacunas: Política y Salud Pública, han concretado esta tarea en una hoja de ruta que cuenta hasta con 13 acciones.

Tras revisar las políticas y estrategias de inmunización, el funcionamiento de las instituciones relevantes en la materia, los modelos de compra pública y otros aspectos regulatorios subyacentes, tanto en España como en tres países europeos (Reino Unido, Italia y Suecia), los expertos han extraído las primera cuatro conclusiones: es necesario promocionar la información verídica y de calidad en torno al mundo de las vacunas; frenar el descenso del gasto público en vacunas; integrar y dotar de transparencia a los procesos de evaluación e implantar modelos de compra que vayan más allá del precio y que, según apuntó Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal, tengan en cuento criterios como la disponibilidad, la calidad o el número de competidores que operan en el mercado.

La segunda parte del estudio es un trabajo sobre el impacto epidemiológico que ha tenido la incorporación de vacunas en los últimos 20 años. Este apartado ha permitido a los expertos culminar la hoja de ruta con otras acciones. Las primeras son continuar con las políticas sanitarias que prioricen la disponibilidad y la accesibilidad a vacunas; mejorar los datos epidemiológicos; aumentar los esfuerzos para concienciar sobre la importancia de la vacunación en segmentos poblacionales tipificados como reacios y aumentar los esfuerzos para mejorar las coberturas a vacunas dirigidas a población de riesgo.

También es preciso, según este trabajo, cuantificar hospitalizaciones y complicaciones evitadas por las vacunas; permitir un acceso público al CMDB del conjunto del SNS y de los 17 subsistemas para los investigadores que permitan medir con facilidad el impacto de la vacunación o crear registros específicos de complicaciones graves. Las últimas acciones se dirigen a tener en cuenta en la toma de decisiones los estudio sobre la efectividad de las vacunas a impulsar la realización de otros estudios observacionales de base poblacional con fuentes de datos de calidad que describan adecuadamente la epidemiología y que conduzcan a estudios que incorporen la evaluación económica.

Twitter
Suplementos y Especiales