Andalucía ‘saca pecho’ en políticas de URM y acceso a la innovación en la Eurocámara

Herramientas
Madrid
|
19 oct 2018 - 13:59 h
|

La variedad de los desafíos a los que se enfrentan los sistemas de salud europeos han puesto el énfasis en la necesidad de que los decisores y formuladores de políticas aprendan de las experiencias exitosas acometidas en otros países o regiones. En el marco de los debates que se suceden en las instituciones comunitarias en materia de sostenibilidad, Andalucía ha vuelto a erigirse como referente en materia de acceso, empleando para ello, no sólo a cargo de las subastas de medicamentos, sino también en el campo de las terapias avanzadas.

El pasado 15 de mayo, la eurodiputada socialista Soledad Cabezón co-organizó en la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) un taller con el objetivo de proporcionar antecedentes para facilitar el intercambio de información entre expertos del sistema de salud y miembros de la comisión.

Una de las ponentes, según el informe que ENVI ha liberado con resúmenes de las presentaciones, fue Natividad Cuende, directora ejecutiva de la Iniciativa Andaluza de Terapias Avanzadas. Cuende subrayó el potencial de las políticas de uso racional del medicamento para mejorar la sostenibilidad; algo que, aseguró, Andalucía ha conseguido a través “de la prescripción por el principio activo, el uso de alternativas terapéuticas más eficientes y las ofertas públicas para la selección de medicamentos”.

Más allá, abogó por encontrar mecanismos que hagan compatibles la innovación y la sostenibilidad financiera. En este sentido, expuso el ejemplo andaluz con las terapias avanzadas. España, dijo, es líder en Europa en ensayos clínicos en medicamentos de terapia avanzada, y el andaluz “es el único sistema sanitario europeo que actúa como fabricante de estos medicamentos, promotor de ensayos clínicos, proveedor de asistencia sanitaria y entidad financiera”. A su juicio, la exención hospitalaria para estos medicamentos no fabricados industrialmente en el marco legal de la Unión Europea representa “una oportunidad” para hacer compatibles los intereses industriales con los intereses de los sistemas de salud.

Twitter
Suplementos y Especiales