Los pediatras defienden su papel en el seguimiento de los adolescentes

Abogan por equipos multidisciplinares y consultas de transición para tratar a estos pacientes
Madrid
|
11 oct 2019 - 08:00 h
|

No todos los pacientes en edad adolescente están física y psicológicamente preparados para pasar a las consultas de adultos. Es uno de los argumentos defendidos esta semana por la Asociación Española de Pediatría (AEP), que en la última edición del Día de la Pediatría ha puesto el foco en las necesidades especiales de este colectivo.

La presidenta de la Asociación Española de Pediatría, María José Mellado, es consciente de que “los pacientes en edad adolescente traen en ‘la mochila’ un cóctel hormonal de cambios físicos y psicológicos que, cuando viene acompañado de una enfermedad grave o crónica requiere la intervención de un profesional cualificado y formado que goce de la confianza del paciente”. En su opinión, “este profesional es el pediatra. Más concretamente el pediatra especialista”.

Desde la asociación, recuerdan que la pediatría cuenta con 23 especialidades para las que la AEP reclama que sean reconocidas como Áreas de Capacitación Específica. En este sentido, Mellado insiste en que las patologías de la infancia y la adolescencia conllevan un grado de especialización y conocimiento profundo. “Esto que es ya una realidad en los hospitales españoles debe serlo también en la configuración de la formación en pediatría”, sentencia.

Uno de los aspectos fundamentales en el tratamiento de estos pacientes pasa por proporcionar información sobre la patología y tratamiento de manera adecuada a su nivel de madurez y conocimientos. En este punto, Inmaculada Calvo, vicepresidenta de Especialidades Pediátricas de la AEP y coordinadora del Día de la Pediatría, destaca la importancia de asegurarse de que el paciente está entendiendo qué sucede y qué consecuencias pueden tener las decisiones que tomen.

En la misma línea, desde las diferentes sociedades científicas de especialidades pediátricas coinciden en la importancia de proporcionar un abordaje multidisciplinar, al igual que un espacio apropiado para ellos. En un ingreso hospitalario, los adolescentes quedan relegados a convivir en áreas infantiles, donde sienten que no encajan, al igual que sucede cuando son atendidos en áreas de adultos.

De igual modo, los especialistas abogan por consultas de transición. Parten de la base de que no todos los adolescentes maduran a la vez, lo que hace que el paso a la consulta de adultos deba ser gradual, en palabras de Inmaculada Calvo. Estas consultas suponen un proceso de acompañamiento a través del cual el pediatra es capaz de empoderar al paciente hasta hacerse responsable de su salud, hasta que esté preparado para ser atendido por un profesional de adultos.

Twitter
Suplementos y Especiales