Madrid
|
03 feb 2017 - 12:00 h
|

En 2015 se han registrado 247.771 casos nuevos de cáncer en España (148.827 en varones y 98.944 en mujeres) lo que supone que ha sobrepasado en más de 1.000 las estimaciones hechas para el año 2020, basadas en el crecimiento demográfico, según datos publicados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Con estas previsiones sobre la mesa no es de extrañar que el mercado de oncología sea el que mayores crecimientos registrará hasta 2022. Así lo asegura la consultora Evaluate Pharma, que apunta a un incremento anual medio de este mercado del 12,5 por ciento en los próximos seis años. En 2015, este segmento registró unas ventas globales de 83.200 millones de dólares. Para 2022 estas ventas alcanzarán los 190.000 millones de dólares, según la consultora. Así, el segmento oncológico triplicará las cifras previstas para el segundo área más importante, la diabetes, con unas ventas estimadas para ese periodo de 66.100 millones de dólares.

Roche liderará el mercado con unas ventas estimadas de 32.206 millones de dólares, con un crecimiento anual del 3 por ciento. Le seguirá Celgene con unas ventas estimadas de 18.680 millones y un crecimiento anual del 12 por ciento. En tercer lugar se sitúa Bristol-Myers Squibb, con 16.397 millones en ventas. BMS es la compañía que mayor crecimiento va a registrar hasta 2022, con un 20 por ciento anual. En el cuarto lugar, con 11.889 millones de dólares, se sitúa Novartis, seguida de Pfizer que, con un crecimiento anual del 16 por ciento, alcanzará los 9.723 millones.

En cuanto a las terapias que más ventas van a registrar de aquí a seis años, la consultora sitúa a Opdivo (nivolumab) como líder de facturación, con unas ventas de 14.634 millones de dólares. Este fármaco anti-PD-1 de Bristol Myers Squibb (BMS) ha revolucionado el tratamiento oncológico y, de hecho, acaba de batir hace unos meses récord en España al conseguir la aprobación de su quinta indicación. Así, actualmente el fármaco de BMS cuenta con la aprobación para el tratamiento en monoterapia de cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) de histología no escamosa, localmente avanzado o metastásico después de quimioterapia previa, en monoterapia para el carcinoma avanzado de células renales (CCR) después de tratamiento previo y en combinación con Yervoy (ipilimumab) para el tratamiento del melanoma avanzado (irresecable o metastásico) todas ellas para el tratamiento en adultos. A estas se suman las indicaciones concedidas para el tratamiento de cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) de histología escamosa, localmente avanzado o metastásico después de quimioterapia previa y para el abordaje del paciente con melanoma avanzado (irresecable o metastásico) en adultos. Además, la compañía espera en los próximos meses presentar resultados de los estudios Checkmate 568, para primera línea de cáncer de pulmón y Checkmate 459, para cáncer de hígado.

La segunda posición en la lista la ocupa el Revlimid (lenalidomida), de Celgene, con unas ventas estimadas de 13.024 millones. Actualmente este fármaco esta aprobado para tres indicaciones: mieloma múltiple sin tratamiento previo y en combinación con dexametasona en mieloma múltiple con tratamiento previo, para anemia dependiente de transfusiones debida a síndromes mielodisplásicos (SMD) de riesgo bajo o intermedio-1 asociados a una anomalía citogenética de deleción 5q aislada cuando otras opciones terapéuticas son insuficientes o inadecuadas y para el tratamiento de pacientes adultos con linfoma de células del manto (LCM) en recaída o refractario. Además, se encuentra pendiente de aprobación para mieloma múltiple después de autotransplante de células madre de primera línea (ASCT).

Imbruvica (ibrutinib), de Janssen y Abbvie, se haría con el tercer puesto en ventas con unos ingresos de 7.287 millones de dólares. Este fármaco esta actualmente indicado para el tratamiento de pacientes adultos con linfoma de células del manto (LCM) en recaída o refractario, para el tratamiento de pacientes adultos con leucemia linfática crónica (LLC) que no han sido previamente tratados, en monoterapia o en combinación con bendamustina y rituximab (BR) está para el tratamiento de pacientes adultos con LLC que han recibido al menos un tratamiento previo y para macroglobulinemia de Waldenström (MW) con tratamiento previo, o en primera línea en pacientes en los que la inmuno-quimioterapia no se considera.

En el cuarto puesto se encuentra Keytruda (pembrolizumab DCI), terapia anti-PD-1de MSD, con una facturación estimada para 2022 de 5.959 millones de dólares. Precisamente la Comisión Europea acaba de anunciar su aprobación como tratamiento de primera línea del cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) metastásico. Esta indicación se suma a la obtenida en agosto para cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) localmente avanzado o metastásico. Además, MSD confía en presentar resultados del estudio Keynote-040 que sitúen a este fármaco como segunda línea para carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello (HNSCC) y del ensayo Keynote-189 para primera línea en cáncer de pulmón.

Entre los fármacos prometedores que se encuentran en investigación y que esperan hacerse con una considerable cuota de mercado destaca Durvalumab, de AstraZeneca, un anti PD-L1 para cáncer de pulmón no microcítico (CPNM), cáncer de vejiga, cabeza y cuello y pancreático y Veliparib, de Abbvie, para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico escamoso avanzado.

Twitter
Suplementos y Especiales