El Plan de abordaje de las CAR-T se revisará de forma semestral

Andalucía confirma que el Hospital Virgen del Rocio será uno de los ocho centros de referencia nacionales
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
17 abr 2019 - 11:39 h
|

En los últimos meses, el Ministerio de Sanidad y el grupo de expertos en la utilización de medicamentos CAR del “Plan de abordaje de las terapias avanzadas en el SNS: medicamentos CAR” han ido trazando las líneas principales para materializar la llegada de las terapias avanzadas en la práctica clínica.

Hace unos días, los integrantes de este comité se volvieron a reunir para validar los documentos en los que han estado trabajando en los últimos tiempos —protocolo farmacoclínico de estas terapias; los procedimientos técnicos para la obtención de la muestra para la fabricación de medicamentos y los protocolos para el manejo de los efectos adversos graves—. Asimismo, validaron los centros de referencia para la administración de CAR-T, aunque por el momento, con la excepción de Andalucía, que ha confirmado que el Hospital Universitario Virgen del Rocío será uno de los ocho centros seleccionados, no han trascendido las comunidades que contarán con estos centros.

Una decisión, la selección de los CSUR, que no será la foto fija que tendrá España en cuanto a estas terapias. El compromiso es revisar cada seis meses la hoja de ruta de los expertos para hacer adaptaciones o mejoras, ya sea en la definición de acceso por indicación o terapia o bien para incorporar nuevos centros. Como indica una de sus integrantes, Natacha Bolaños, secretaria general de la AGP, “se han hecho cálculos muy buenos, basados en los registros que tenemos y en datos clínicos del Ministerio, el INE, etc. lo que ha permitido hacer un cálculo en el número de centros para abordar las enfermedades hematológicas”.

Ahora la pregunta es: ¿cómo convivirán los CAR-T académicos y comerciales? Quizás es pronto, ya que, opina Bolaños, aunque lo estarán en breve, los académicos no están listos para implantación directa. Pero su convivencia, dice, contribuirá en el acceso a las terapias y las garantías para los pacientes.

A la espera de resolver la gran pregunta, es inevitable pensar en el 28-A. Mantener vivo este grupo es fundamental para la incorporación de estas terapias. “Es cuestión de voluntad política”, considera.

Twitter
Suplementos y Especiales