Brilique reporta más beneficio en pacientes con enfermedad coronaria estable con ICP previa

Nuevos datos del estudio Themis, presentados en el ESC Congress, señalan que el subgrupo de pacientes con PCI previo serían los más beneficiados por este fármaco.
Herramientas
|
06 sep 2019 - 12:30 h
|

En el marco del ESC Congress que se está celebrando en París, AstraZeneca ha presentado nuevos datos sobre su estudio Themis, que analiza el posible beneficio de la adición de Brilique (ticagrelor) a la aspirina en el tratamiento de pacientes con enfermedad coronaria estable -que no hayan sufrido infarto ni ictus- y diabetes. El principal hallazgo de la investigación es relativo a que el beneficio clínico es mayor en aquellos pacientes con intervención coronaria percutánea (ICP).

En el estudio Themis se incluyeron, en general, pacientes con enfermedad coronaria estable y diabetes, para observar como la combinación de ácido acetilsalicílico y Brilique podía beneficiarles de cara a una reducción de la muerte por causas cardiovasculares, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular. El principal problema que se ha encontrado es que, al administrar Brilique a los pacientes existe un aumento en el riesgo de sangrado en comparación con aquellos a los que se administró placebo, aunque en el subgrupo de pacientes con intervención coronaria percutánea (ICP) previa, el fármaco si demostró obtener un alto beneficio clínico. Según Javier Núñez-Gil, Cardiólogo Intervencionista en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el estudio Themis tiene varios ragsos característicos como su alta participación (19.000 pacientes) y que se trata de un estudio muy complejo, puesto que cuenta con muchas variables; en este sentido señala que “tiene dos aspectos: se ve que hay menos eventos isquémicos, y lo que se consideró el evento primario, morir, infarto o ictus se reduce utilizando la doble antiagregación de manera prolongada, los resultados se dan a 36 meses”. Sin embargo, en cuanto a los datos negativos que revela el estudio detalla que aunque “el evento primario se reduce, el problema es que la variable de seguridad, que se considera el sangrado, ha aumentado, entonces al hacer el balance no es tan positivo”. En la otra cara de la moneda, respecto a aquellos pacientes con mayor riesgo isquémico “la cosa cambia, parece que la utilización del fármaco podría ser beneficiosa, por lo que se va a considerar este aspecto”, indica el especialista.

Twitter
Suplementos y Especiales