Pfizer culmina dos décadas de compras millonarias en la industria

n En los últimos años los movimientos de adquisiones o fusiones en el sector se han acelerado
Herramientas
|
11 dic 2015 - 15:00 h
|

Adquisiciones o fusiones se están convirtiendo en movimientos habituales como parte de la estrategia de crecimiento de las compañías farmacéuticas. De hecho, según la consultora internacional KPMG, hasta el primer semestre de este 2015 se registraron movimientos por valor de 221.000 millones de dólares (191.000 millones de euros), tres veces más que las cifras alcanzadas en el mismo periodo de 2014. Unos números que no incluyen la mayor adquisición que se ha realizado en la industria farmacéutica hasta el momento. El pasado 23 de noviembre, tras semanas de intensos rumores, Pfizer anunciaba la adquisición de la irlandesa Allergan por un total de 161.000 millones de dólares. La corporación resultante será la compañía farmacéutica más grande del planeta con una valoración de unos 300.000 millones de dólares.

Pero esta es sólo la última adquisición que ha protagonizado el sector farmacéutico en los últimos veinte años. El primer gran acuerdo lo cerró en 1995 la compañía Glaxo con la adquisición de Wellcome por 14.200 millones de dólares.La compañía resultante pasó a denominarse Glaxo Wellcome. Pero la empresa continuó creciendo y, en el año 2000, anunció la fusión con Smithkline Beecham por 72.400 millones de dólares, dando lugar a la actual GlaxoSmithKline.

En 1996 nacía la compañía Novartis, tras la fusión de Ciba-Geigy y Sandoz, una operación que alcanzó los 29.000 millones de dólares. Y, dos años después, nacía también AstraZeneca con la fusión de las compañías Astra y Zeneca, con un movimiento de 30.400 millones de dólares. En 2007 AstraZeneca seguiría creciendo con la adquisición de MedImmune por 14.700 millones de dólares.

Es en 1999 cuando el gigante Pfizer comenzaría su etapa de grandes adquisiciones, de hecho, esta compañía es la que ha protagonizado los mayores movimientos bursátiles de la historia del sector farmacéutico. En ese año, adquiría la compañía Warner-Lambert por 87.300 millones de dólares. Tan sólo tres años después anunciaba la compra de Pharmacia por 64.300 millones de dólares. En 2009 volvería a sorprender al mercado con el anuncio de adquisición de Wyeth por 64.200 millones de dólares. Y, ya en los últimos meses de este año, hacía historia con la adquisición de la irlandesa Allergan.

Otra de las grandes operaciones del sector tuvo lugar en 2004 cuando Sanofi adquirió la compañía Aventis por 73.500 millones de dólares. En 2010 seguiría creciendo con el anuncio de compra de Genzyme por 19.600 millones de dólares.

Bayer protagonizó también dos grandes movimientos. En 2006 se hizo con Schering AG por 18.400 millones de dólares y en 2014 con la línea de Consumer Health de Merck, que alcanzó la cantidad de 14.200 millones de dólares.

Precisamente en los últimos tres años, la industria farmacéutica se está transformando de una forma muy acelerada. Las compañías ven las adquisiciones como una manera efectiva de mantener sus ingresos y crecer al ritmo que exigen los inversores. Además, es una forma de adquirir innovaciones prometedoras en fases avanzadas sin tener que realizar la inversión en I+D desde el comienzo, una tendencia al alza ante la subida de costos de investigación y desarrollo de los últimos años. Además, los bajos tipos de interés que se han establecido en los últimos tiempos, también ayudan a explicar estos movimientos.

El pasado mes de julio se publicó el Barómetro 2015 de la industria de medicamentos y tecnología sanitaria realizado por KPMG. Este apuntaba que el 78 por ciento de los directivos de la industria farmacéutica y de la tecnología sanitaria en España consideraba que durante este año sus empresas protagonizarían alguna operación corporativa. Aquí, las fusiones o adquisiciones, señaladas por un 46 por ciento, serían las más recurrentes, según el citado informe. La comercialización de licencias era la segunda opción, señalada por un 44 por ciento, y a continuación las alianzas estratégicas, elegidas por dos de cada cinco encuestados.

Flexibilizar estructuras

Para afrontar los retos y las crecientes dificultades de los últimos años, tales como la expiración de patentes, una mayor presión de precios, entornos muy regulados y una menor capacidad para diferenciarse en términos de innovación, tal y como explica Luis Zaragoza, director de Deal Advisory y Corporate Finance de KPMG España, “la industria farmacéutica ha llevado a cabo un proceso de transformación”. De este modo, asegura que algunas de las principales medidas adoptadas “han sido la flexibilización de sus estructuras de coste, la optimización de la cadena de suministros, la consolidación del pipeline, la diversificación y la entrada en nuevos segmentos, la internacionalización y la desinversión en áreas no core o que no forman parte de la actividad o negocio principal de la compañía”.

Asimismo, Zaragoza explica que en un entorno marcado por la mejora de las expectativas de crecimiento, “los principales laboratorios farmacéuticos adoptan estrategias corporativas de mayor envergadura, que en algunos casos pasan por el crecimiento inorgánico”. De este modo, las grandes operaciones del año 2015 han tenido un patrón común, asevera, marcado por el acceso a nuevos mercados, la búsqueda de liderazgo en nichos específicos o la redimensión de estructuras.

Viendo los movimientos adoptados en estos últimos años se observa que las áreas de OTC, los genéricos, la salud animal, los productos nutricionales, los cosméticos, los medical devices o determinados servicios sanitarios son las más atractivas a la hora de plantearse una adquisición

Con todos estos datos encima de la mesa, el director de Deal Advisory y Corporate Finance de KPMG asegura que se prevé que se mantenga la tendencia de crecimiento en la actividad de fusiones, compras o adquisiciones en 2016.

Twitter
Suplementos y Especiales