Nuevos servicios: España sigue trabajando ‘en el papel’ mientras crece la brecha con Europa

n El éxito actual pasa por conseguir que los conciertos recojan futuras funciones que en otros países ya son una realidad
Herramientas
|
08 abr 2016 - 14:00 h
|

Es de sobra conocido que no es conveniente —ni posible— intentar dar el segundo paso sin haber dado el primero, por mucha voluntad que se tenga en avanzar deprisa. En este sentido, respecto a los nuevos servicios profesionales farmacéuticos, la predisposición que sí muestra el colectivo por ampliar las funciones de las boticas no viene siendo correspondida con la misma celeridad por las Administraciones. Es por eso que, en esas dos etapas en las que podría dividirse la implantación homogénea de nuevos servicios en las boticas —concertación y desarrollo práctico—, la farmacia española apenas puede conformarse con algunos éxitos cosechados en ese primer escalón. Es decir, la mención en acuerdos regionales COF-Administración de ese interés por avanzar en nuevos servicios. Los recientes textos firmados en Madrid, Murcia o el que se revela inminente en Comunidad Valenciana —sean regulados por decreto o dentro del acuerdo marco— han abierto la puerta.

Mientras la farmacia española sigue inmersa en conseguir logros ‘sobre el papel’, un reciente informe de la patronal farmacéutica europea PGEU revela que la brecha asistencial respecto a otros paises continentales sigue en aumento. Por ejemplo, dicho informe reflejaba que servicios de valor añadido que a día de hoy parecen una quimera en nuestras boticas como la vacunación o la atención farmacéutica domiciliaria ya son una realidad en más de una decena de países del Viejo Continente.

“Vamos con retraso. Estamos perdiendo un tiempo precioso. No es cuestión de dejar de hacerlo otros para que lo hagamos nosotros, sino de hacer más entre todos para beneficio del paciente”, indica Marcé Barau, vocal de Atención Farmacéutica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona, con las reticencias de Administraciones y otros profesionales sanitarios como telón de fondo. Y eso que el colegio barcelonés es una de las pocas corporaciones nacionales que sí pueden presumir de estar llevando a la práctica en sus boticas (con la connivencia de su Administración) servicios de valor añadido: test del VIH, cribados de cáncer de colon, etc.

Sobre este aspecto, la profesión valora como “un antes y un después” el nuevo convenio marco de colaboración firmado entre la Consejería de Sanidad de Murcia y su colegio farmacéutico, que ambas partes presentan como un documento “para la total integración de las farmacias murcianas en el sistema sanitario”. En él se recoje un apartado de “prestaciones complementarias” a ofrecer próximamente por estos establecimientos, con alusiones concretas a servicios de identificación precoz de patologías (cribado de cáncer de colon y recto). Este convenio está programado para el periodo 2016-2021. Es decir, el éxito del ‘negro sobre blanco’ dependerá en buena parte de la celeridad con la que se pongan en marcha estas iniciativas. No cabe duda que todo lo que sea aproximarse al 2021 para verlas hechas realidad sería inapropiado.

El deseo: mas temprano que tarde

En el paso de los colegios farmacéuticos a las sociedades científicas, este parecer apenas varía. En este sentido, Eduardo Satué, presidente de la delegación en Aragón de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac Aragón-Lifara) indica que “no sabemos cuanto tiempo tardarán en llegar este tipo de servicios a nuestras farmacias, pero lo que sí tengo claro es que hay que hablar sobre ello sin dilación; los farmacéuticos tenemos que poner esta reivindicación sobre la mesa”. Precisamente, Satué es presidente del comité organizador del VI congreso nacional de Sefac que se celebrará del 26 al 28 de mayo en Zaragoza y donde se darán a conocer buena parte de esas experiencias internacionales en servicios profesionales farmacéuticos a ‘copiar’ en España, como la administración de inyectables.

Vacunacióny AF Domiciliaria

No hay que obviar que respecto a la vacunación, ya se han realizado ofrecimientos oficiales desde la farmacia. Es el caso del COF de Pontevedra, que planteó en 2015 —informe mediante—que las boticas vacunasen de la gripe. Sin embargo, el cambio de Gobierno en la Xunta hizo ‘morir’ la propuesta. “Nos consta que la anterior consejera (Rocío Mosquera) estaba buscando la fórmula jurídica para llevarlo a cabo, pero tras el cambio de equipo quedó parado”, indica a EG la presidenta colegial, Alba Soutelo. No obstante, Soutelo apuesta por retomarlo próximamente ya que “funciones como ésta son el futuro de la profesión y es la línea que sigue la farmacia europea, y que por tanto España debe tomar tarde o temprano”.

En este sentido, y tras consultar previamente a sus colegiados y obtener una alta respuesta favorable (84 por ciento), el COF de Valencia ha anunciado que hará una propuesta oficial a su Consejería para que las farmacias sean “lugares complementarios” a los centros de salud en la administración de vacunas de la próxima campaña antigripal. Este sería un modelo similar al existente en Portugal, donde los pacientes mayores pueden decidir si vacunarse gratuitamente en un centro de salud o hacerlo en una farmacia abonando una cantidad mínima (entre dos y tres euros). En torno al 20 por ciento de mayores opta anualmente por la farmacia.

Según el citado informe de la PGEU, un total de nueve países europeos ya delegan funciones de vacunación a sus boticas. Más presente incluso está otro servicio de vital importancia en el nuevo paradigma sociosanitario (envejecimiento y cronocidad) como es la Atención Farmacéutica Domiciliaria. En concreto, en un total de 13 países. Nuevamente, España ve pasar el tren. Apenas País Vasco y Comunidad Valenciana cuentan con iniciativas propias. En ningún caso hay proyecto nacional, ni embrión de él.

Cara al futuro, la patronal PGEU pide que “servicios como RUM y aquellos relacionados con la detección de enfermedades (cribados)sean reconocidos como una parte esencial de los sistemas sanitarios europeos”. Una situación que revela la idiosincracia del avance asistencial en la farmacia española. Si bien servicios que ya son una realidad en más de una decena de países europeoscomo la vacunación son inexistentes en España, otras actuaciones que se anhelan a corto plazo en el Continente, como los cribados, sí cuentan con experiencias en nuestras boticas. Es el caso de las pruebas de cáncer de colon en las boticas catalanas y baleares. Mercé Barau, vocal de AF del COF de Barcelona, recuerda que, antes de la entrada de estos establecimientos en el programa regional, apenas se alcanzaba un 17 por ciento de la población diana desde Atención Primaria. Mientras, “ya solo en el pilotaje alcanzamos un 36 por ciento de participación y en 2015 una media del 50 por ciento”. Barau augura los mismos éxitos para otros hipotéticos servicios, como la vacunación: “no tengo duda que la tasa de vacunación subiría”.

Twitter
Suplementos y Especiales