Herramientas
|
11 dic 2015 - 15:00 h
|

Lucía Barrera, directora de GACETA MÉDICA, ha puesto una vez más el dedo en la llaga informativa: a todos los partidos del debate impulsado por EG y Gaceta Médica (PSOE,C’s, Podemos e IU) les parece que existe una insuficiencia financiera, a excepción del PP. Probablemente en las filas del PP también lo piensan, pero son ellos mismos los responsables de, con la excusa de controlar el déficit, mantener la sanidad en España bajo mínimos. Ahora toca comerse el sapo de esta decisión en época electoral. Sin embargo, no ha sido hasta el debate antes mencionado que se ha abordado la financiación insuficiente de la sanidad, ya anticipado en la presentación del Informe sobre las necesidades financieras del SNS, impulsado por Fundamed y presentado la semana pasada (ver EG núm.723).

El problema de la sanidad es que algunos que hablan desde fuera, no tienen ni idea, o lo tienen poco claro. No es que citemos a Nietzsche sin leer sus obras o hablemos de House Water Watch Cooper (vamos, Price o PwC) sino que los que deciden lo que se debe gastar en sanidad son todos menos los sanitarios, todos menos los gestores o políticos que trabajan en la sanidad; ninguno tiene ni ha tenido el menor peso político en la vida española de los últimos gobiernos. Quien manda es la cartera de Hacienda, y la Sanidad la entiende como un gasto.

La novedad es que ahora alguien se empieza a preguntar si estamos gastando lo que debemos, sí, lo que España se merece para proporcionar la asistencia sanitaria que merecemos. No sé si el debate es que hay que eliminar el copago, que en baleares nos cuenta la consejera de Sanidad que ocasiona un gasto medio de 130 euros para 55.000 ciudadanos de Les Illes. Lo pagan de su bolsillo, sí. Mientras que los partidos PSOE, IU, Podemos se centran en eliminar el copago de medicamentos, la sanidad sigue sin ser lo que debe ser, como decía Píndaro: “Llega a ser quien eres”. En esta frase, que inspiraba a los atletas de la antigua Grecia, hay una connotación de autoconciencia sobre lo que uno puede demostrar. Estos días, precisamente, escuchamos las maravillas de nuestros sistema sanitario, la supremacía o excelencia sobre el resto de sistemas. Médicos, enfermeros, farmacéuticos, gestores...hombres y mujeres cuyo talento y capacidad hacen que la tecnología en sus manos se utlice mejor y que los medicamentos se prescriban de la forma correcta o que los enfermos reciban la asistencia necesaria. Ya lo sabemos, todos. La Sanidad podría llegar a ser lo que es, pero aún no es. Falta suficiencia financiera y falta equidad. Sólo en oncología, según informa The Lancet esta semana, compartimos el precio medio de los medicamentos más bajos de Europa, junto a Grecia, Italia y Reino Unido. Pero nos situamos a la cola del acceso a estos medicamentos. Pongo en la lista a los Anticoagulantes orales de nueva generación, que dejarán ser nuevos sin haber podido evitar los ictus que previenen frente al viejo Sintrom. Y de esto no tiene la culpa nadie sanitario, sino algunos diputados que siguen pensando que el presupuesto sanitario es un gasto. A esos diputados, y a algún ministro, les toca la difícil tarea de cambiar las cosas, y para eso serán elegidos algunos.

Entra en la página de Santiago de Quiroga en ElGlobal.net

También puedes seguir a Santiago de Quiroga en twitter: @SantideQuiroga

El debate de “todos contra el Partido Popular” en sanidad tiene nombre: insuficiencia presupuestaria. ¿Reaccionarán los populares?

Sin presupuesto suficiente la sanidad española no puede ser lo que debe ser, ni los gestores pueden seguir haciendo milagros.

El nuevo Gobierno resultante de las próximas elecciones deberá escuchar las propuestas de todos para decidir qué sanidad quieren los españoles.

Un informe elaborado por The Lancet sitúa a España a la cola del acceso a medicamentos oncológicos. Tenían razón la SEOM, la Oficina del Defensor del Pueblo y el Comisionado para la Equidad, entre otros.

Otra vez los recortes y el impacto en la equidad: la EPHA solicita liberar fondos de solidaridad.

La sanidad española podría llegar a ser lo que es, pero le falta contar con los recursos económicos suficientes

Twitter
Suplementos y Especiales