La viabilidad de la central de compras de productos sanitarios queda en entredicho

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales insta a la anulación de los pliegos tras estimar recursos de Fenin, Bayer y J&J

La modificación de los mismos por el Ingesa, que podría causar el abandono de algunas comunidades, no garantiza la ausencia de nuevos recursos

Herramientas
|
12 abr 2013 - 15:00 h
|

Pese a que no se puede acusar al Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) de haber actuado de mala fe, lo cierto es que, como ya venían anunciando muchos agentes del sector, la improvisación en la puesta en marcha de la central de compras de productos sanitarios y la ausencia de diálogo previo con el sector, está teniendo efectos muy negativos para su viabilidad. Tanto es así, que dentro de las hipótesis que se plantean de cara al futuro está la posibilidad de que no se pueda poner en marcha este procedimiento a corto plazo

En el último episodio de este culebrón, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha decidido estimar los recursos de Fenin, Bayer y Johnson & Johnson, e instar a la anulación de la definición de los lotes 4 y 5, “en lo que atañe a los términos de añadida exigencia de los medidores y lancetas”; el anexo VII, en el que se indicaban los requisitos variables que podían aplicar las comunidades autónomas en la adjudicación de los contratos derivados; y la cláusula 4.2.f, “en lo que se contrae a la habilitación de la eventual adjudicación a varios licitadores”.

Concretamente, ha sido la estimación de las alegaciones presentadas contra el anexo VII la que ha dejado herida de muerte a esta central de compras, ya que anular los criterios de adjudicación de la segunda fase repercute en la anulación de todo el expediente. “Lo contrario sería un contrato sin criterios de adjudicación, y eso no se sostiene”, explicaron a EG expertos en contratación pública conocedores del caso.

A partir de aquí, como señalan desde Fenin, el Ingesa se ve obligado a convocar un nuevo proceso de licitación, lo cual, según fuentes cercanas al sector, podría provocar que algunas comunidades autónomas opten por no adherirse al nuevo acuerdo marco y abandonar, de este modo, la central de compras.

Resolución de mínimos

Ahondando en la resolución, los expertos consultados sostienen que la misma únicamente ha dado la razón a los demandantes en lo más básico, “en aquellos aspectos en los que no cabía otra interpretación”. En cambio, quedan cuestiones sin resolver que podrían servir de argumento para la impugnación de los nuevos pliegos que, presumiblemente, tendrá que redactar el Ingesa.

Concretamente, aludieron al recurso presentado contra la posibilidad de aplicar el precio como criterio único en segunda fase, a lo que el tribunal ha respondido con razones que han molestado especialmente al sector. La resolución indica que los productos objeto del concurso no incorporan tecnología avanzada, por lo que no es necesario tener en cuenta criterios técnicos para la adjudicación.

Por otro lado, está la elección del precio como presupuesto base de licitación. “El tribunal, en este caso, lo hace es apartarse directamente de la ley, ya que el propio Ingesa ha reconocido que se ha tomado como referencia, en algunas ocasiones, el precio de rango más bajo e incluso el precio menor”, aseguran los expertos consultados. Y esto, explican, “es motivo suficiente para impugnar el procedimiento”.

Lo que no queda claro, en este caso, es si las partes implicadas van a optar por esa vía, ya que el comunicado emitido por Fenin es síntoma de que la patronal no quiere llevar este asunto demasiado lejos. Más allá de disputas, y de mostrar relativa satisfacción por el hecho de que se les hayan reconocido sus alegaciones, Fenin ha anunciado que su intención es la de colaborar con las autoridades competentes en el diseño del nuevo procedimiento, con la intención de que “aúne los intereses de la Administración con los derechos del sector de tecnología sanitaria”.

Twitter
Suplementos y Especiales