La USD limita la formación directa de los profesionales a su especialización

La industria solo podrá hacer cursos relacionados con la formación académica
Herramientas
|
24 may 2013 - 15:00 h
|

La Unidad de Supervisión Deontológica (USD) de Farmaindustria obligará a las compañías a “permanecer completamente al margen” en todo lo relativo a la gestión global del programa de las actividades formativas que organicen con profesionales sanitarios. Así se recoge en una circular de la USD que la Farmaindustria ha enviado a las compañías, en la que se expone una nueva interpretación de lo dispuesto en el artículo 10 del Código de Interrelación con Profesionales Sanitarios (que regula todo lo que se refiere a incentivos).

De este modo, todas aquéllas compañías que deseen realizar una actividad formativa, de cualquier tipo, dirigida a profesionales sanitarios deberán delegar su organización y la gestión de los programas, incluyendo la selección de los ponentes, en agentes en otras entidades ajenas a la propia compañía. Esta obligación no afecta a la organización de congresos científicos, que están regulados por el artículo 11 del código y que, podrán ser organizados como hasta el momento.

No es la única reinterpretación sobre los códigos que ha realizado la USD. Según ha podido saber EG, tampoco será posible realizar actividades de formación continuada que no tengan un “reconocimiento de créditos” ni en aquéllos casos en los que el contenido de la actividad formativa no esté en consonancia con la formación del profesional. En concreto, la nota de la USD explica que las actividades deberían estar relacionadas con “asignaturas o áreas de conocimiento cursadas por el profesional sanitario durante su formación académica o actualización de conocimientos dentro de una especialidad”.

También gestores

Cabe recordar que el código es extensible a todos aquéllos profesionales sanitarios “o cualquier otra persona que, en el ejercicio de su profesión, pueda realizar o condicionar las actividades de prescribir, comprar, distribuir, dispensar o administrar medicamentos”, es decir, también gestores de las administraciones públicas y servicios sanitarios.

De este modo, la industria no podría ofrecer, por ejemplo, cursos de liderazgo a coordinadores de centros sanitarios, o cursos de iniciación a la gestión sanitaria para profesionales sanitarios. Otros cursos habituales de la industria que se podrían ver afectados por esta limitación serían los de idiomas, gestión del tiempo o portavocías, dado que ninguno de ellos están directamente relacionados con la actividad sanitaria habitual.

Twitter
Suplementos y Especiales