La nutrigenética aportará dietas individualizadas

n En el futuro se luchará contra la obesidad según genética de cada individuo

n Alertan del uso de test no validados científicamente y sin supervisión profesional

Herramientas
|
31 oct 2013 - 15:00 h
|

La nutrigenética ha abierto la posibilidad de diseñar un radio de dietas adecuadas según la realidad biológica y cultural de cada individuo, permitiendo “hilar muy fino” en los consejos dietéticos. Así se puso de manifiesto durante la mesa ‘Nutrigenética y autocuidado: cómo pautar una dieta personalizada tras conocer la predisposición genética’, patrocinada por Cinfa y que se celebró en el I Foro del Autocuidado. No obstante, los expertos advirtieron que todavía no está definitivamente asentada y que aún queda mucho por conocer, por lo que aconsejaron precaución con los test existentes en el mercado, apostando por los validados científicamente y realizados siempre por un profesional sanitario.

“Esta información, en el futuro, nos permitirá luchar contra la obesidad según la individualidad de cada persona por su genética: es decir, la medicina personalizada”, afirmó el profesor de Nutrición y Genética de las Universidad Tufts (Boston), José Manuel Ordovás, en su intervención. De este modo, Ordovás espera que con el tiempo desaparezcan las pruebas que actualmente se realizan y que no son las correctas. Al mismo tiempo, afirmó que conceptualmente la nutrigenómica o nutriepigenómica no es a día de hoy ciencia ficción, pero que hay que seguir investigando para que “prevalezca la ciencia sobre la ficción”.

Por su parte, el director de Innovación del Área de Nutrición de la Universidad de Navarra, Carlos Javier González, destacó como a día de hoy “existen variaciones genéticas que informan sobre el riesgo individual con la nutrición. Es decir, polimorfismos genéticos o alelos que influyen en la predisposición a la obesidad, adelgazar o volver a ganar peso”.

Según él, hay una dieta óptima para una persona concreta en una situación determinada. En ese futuro escenario, explicó, además del tratamiento farmacológico, el ejercicio y la cirugía, se podrán traducir los marcadores genéticos de cada persona a una dieta inteligible, un proyecto en el que actualmente trabaja el equipo de González para aplicar la evidencia a kits de uso con pacientes.

Tras hablar del papel del gen FTO en la obesidad, estos especialistas ven muy difícil definir actualmente qué genes influyen más en ella, puesto que, como dijo González, salvo en contadas ocasiones, como familias con una mutación en el gen que codifica para el receptor de leptina, por ejemplo, la obesidad es poligenética, es decir, intervienen muchos genes en combinación con el medio ambiente.

Herramienta limitada

Por su parte, Andreu Palou, catedrático de Biología Molecular y Nutrición de la Universidad de las Islas Baleares, manifestó durante su intervención en la mesa que debe hacerse un uso “prudente” de la nutrigenética, ya que se identifican nuevos ‘loci’ pero sin conexiones claras con la biología del peso corporal, por lo que “queda mucho aún por conocer”. No obstante, “la nutrigenética es aplicable, De hecho a día de hoy ya hay varios tests disponibles para usar, pero siempre debe hacerse con prudencia, puesto que se trata de una herramienta que todavía es limitada”, apuntó Palou.

Así, el catedrático de la Universidad de las Islas Baleares explicó que Alimentómica, la spin-off que surgió del grupo de investigación de la UIB, ha desarrollado un test centrándose en unos 50 polimorfismos de un solo nucleótido (SNPs). Tras considerar “fundamental” que estas pruebas “estén en manos de personal muy preparado”, Palou agregó que han de ir actualizándose, acompañarse de seguimiento y aportar información nueva.

Twitter
Suplementos y Especiales