La imagen de la industria mejora ligeramente según la percepción de los propios pacientes

Un nuevo informe de Patiet View destaca a la alianza ViiV Healthcare como la compañía con mejor reputación
Herramientas
|
13 feb 2015 - 15:00 h
|

En los últimos años, la industria farmacéutica anda especialmente preocupada por la imagen que transmite a la opinión pública, la cual se ha visto dañada por algunos escándalos y por algunas campañas orquestadas para denunciarlos. En respuesta a esta realidad, los laboratorios han comenzado a dar más importancia a la comunicación corporativa y han diseñado sus propias estrategias con el fin de mejorar su reputación de cara a los pagadores, profesionales sanitarios y pacientes.

En este sentido, se puede afirmar que estas estrategias, en lo que tiene que ver con los pacientes, parecen funcionar. O al menos así lo indica el último informe publicado por Patient View, The Corporate Reputation of Pharma in 2014-the Patient Perspective, que se basa en una encuesta realizada a 1.150 asociaciones de pacientes de 58 países diferentes en la que se pone de manifiesto un aumento en el número de organizaciones que piensan que sus asociados tienen una mejor imagen de la industria, pese a que siguen siendo mayoritarias las que consideran que esta es peor.

Concretamente, el 25 por ciento de las entidades encuestadas respondieron que la reputación de la industria ha mejorado en 2014, frente al 19,9 por ciento que lo hacía en 2013; mientras que un 35 por ciento considera que la percepción ha empeorado, frente al 40 por ciento de 2013. Junto a estas posiciones dicotómicas, cabe destacar que el 39,9 por ciento piensa que no han existido cambios sustanciales, un resultado que no dista del registrado en el ejercicio anterior.

En cuanto a los criterios más concretos de valoración, Patient View señala que “una mayoría de las organizaciones encuestadas reconoce la generación de innovación o la capacidad para asegurar la seguridad de los pacientes” como aspectos por los que el sector merece la calificación de bueno, o excelente”. Sin embargo, hay otras áreas de actividad, como las relaciones con los medios, la oferta de información a los pacientes, el acceso a los resultados de los ensayos clínicos, la puesta del paciente en el centro de su actividad, la integridad, la gestión de la información negativa sobre los nuevos productos, la provisión de servicios más allá de la venta de medicamentos, la transparencia, la filantropía y la asignación de precios, en las que la industria, en términos generales, recibiría un suspenso.

Esto hace que la industria farmacéutica siga ocupando los puestos de abajo del ranking (el sexto de ocho, concretamente) cuando de lo que se trata de es de valorar su reputación en comparación con la de otros sectores que operan también dentro del ámbito del cuidado de la salud. A este respecto, cabe señalar a las farmacias de calle y las compañías de dispositivos médicos como los líderes destacados de esta clasificación, con un 63 y un 51 por ciento de las asociaciones calificando su imagen como ‘excelente’ o ‘buena’, frente al 39 por ciento que opina esto de la industria del medicamento.

Junto a este análisis de corte más sectorial, el informe incluye también un estudio más pormenorizado, por compañías. Y en este apartado cabe destacar la buena que genera en los pacientes la alianza de GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer en el ámbito del VIH como la más laureada, ya que, por segundo año consecutivo permanece en el puesto número uno del ranking de reputación corporativa. Esto se debe a que las organizaciones de pacientes estiman que ViiV Healthcare es líder en cuanto a la puesta del paciente en el centro de su actividad, en la información que proporciona a estos, en la seguridad que les brinda y les transmite, así como en lo que tiene que ver con la aportación terapéutica que realizan sus productos.

No obstante, cabe destacar también el liderazgo de NovoNordisk en lo que tiene que ver con la transparencia, uno de los motivos por los que ha pasado del puesto número 10 al número dos del ranking general; y el de AbbVie, que ha sido distinguida como mejor compañía en lo que respecta a su integridad, ascendiendo también un puesto en la clasificación general, donde ocupa la segunda posición junto a la danesa.

Entre las compañías que más han escalado también se encuentra Lundbeck, que ha pasado del puesto número 22 en 2013 (en el informe se hace referencia a la multa que le impuso la Comisión Europea por retrasar la entrada de genéricos), al quinto; así como Novartis, que ha saltado del noveno al cuarto puesto gracias a la buena valoración que hacen los pacientes de sus productos. El mismo motivo ha impulsado hacia arriba, aunque solo un puesto, a la otra suiza, Roche, que se coloca en la quinta posición.

Por la parte negativa, destaca Gilead, que ha perdido 12 posiciones (pasa de la dos a la 14) “por su estrategia de precios con Sovaldi y Harvoni, aunque los pacientes la sitúan en el segundo lugar en función de la aportación de sus productos”; y también Pfizer, que ha pasado del cuarto puesto al séptimo afectado por la opinión de los pacientes británicos, que sintieron aversión contra la compañía por sus intentos de hacerse con AstraZeneca. Unos movimientos que también han afectado a la propia firma británica, aunque esta ya estaba fuera del top ten en 2013.

En cuanto a las compañías cuya reputación ha ‘brillado’ más en el análisis de los diferentes criterios, el informe de Patient View señala a Bayer, por poner al paciente en el centro; BMS, GSK y Teva, por su trabajo para proteger la seguridad de estos; Merck Sharp & Dhome, por ofrecerles información de calidad; y Sanofi, por la aportación que hacen sus productos.

Más allá de la reputación de la industria en lo que tiene que ver con su relación con los pacientes, existen otros motivos por los que los laboratorios suelen ser ‘juzgados’. Uno de esos aspectos es el del empleo, ámbito en el que la industria destaca, por un lado, por demandar personal de alta cualificación, por otro, por desempeñar una actividad muy dinámica que le lleva a la realización de ajustes estructurales cíclicos relacionados con los periodos de mayor y menor crecimiento que le reportan sus portfolios. Dicho esto, cabe destacar que los laboratorios suelen aparecer en los rankings que distinguen a los mejores lugares para trabajar. Muestra de ello es la inclusión, un año más, de seis laboratorios farmacéuticos entre las compañías que han obtenido el certificado de Top Employers, que distingue a las empresas con mejores prácticas en áreas como la estrategia de talento, la planificación de la plantilla, el on-boarding, el aprendizaje y el desarrollo, la gestión del desempeño, el desarrollo del liderazgo, la gestión de la carrera y la sucesión, la compensación y los beneficios, así como la cultura de empresa. Concretamente, en el índice de 2015 aparecen Abbott, Almirall, Chiesi, Janssen, Novartis y Roche. Aunque esto no es nuevo, ya que en la anterior edición ya habían sido distinguidas todas ellas, siendo Novartis además la compañía elegida como la mejor de todas, más allá del sector farmacéutico.

Twitter
Suplementos y Especiales