La falta de adherencia terapéutica le cuesta a España más de 11.000 millones de euros anuales

El incumplimiento terapéutico supone reingresos hospitalarios, lo que conlleva el encarecimiento de la asistencia y la falta de sostenibilidad

Los expertos consideran fundamental firmar un compromiso firme entre los profesional y los paciente para promover la adherencia

Herramientas
|
15 nov 2013 - 15:00 h
|

El eje de las II Jornadas de Adherencia al Tratamiento ha sido la necesidad de interrelación de todos los profesionales. En este aspecto incidió, entre otros, Isabel Vallejo, vocal de la OAT, que insistió en la necesidad de concienciar del grave problema que supone para el sistema sanitario y en la necesidad de que las asociaciones de pacientes, las sociedades científicas y la industria farmacéutica se muevan en la misma dirección.

El punto de vista de los pacientes lo puso de manifiesto Alejandro Toledo, presidente de la Alianza General de Pacientes, que resaltó la importancia de la incorporación de las nuevas tecnologías para mejorar la adherencia. En este punto coincidió el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, José Luis Poveda, aunque, no obstante, para él es fundamental, además de las TICs, entender la adherencia en términos de “riesgo compartido”, de manera que el paciente asuma la responsabilidad. Enrique Bermejo, director de Nutricia España, puso el punto de vista de la empresa privada. El modelo estratégico de Nutricia se basa en el desarrollo de productos más atractivos en apariencia y adaptados a los ciclos de vida de los pacientes que ayuden en su proceso terapéutico.

Se estima que cerca del 50 por ciento de los pacientes que padecen enfermedades crónicas no cumple con la toma de medicamentos prescritos por los especialistas y que, al menos en la mitad de ellos, los beneficios potenciales de la terapia se ven mermados a causa de esta falta de adherencia. Pero el incumplimiento terapéutico de los tratamientos no solo provoca consecuencias graves para la salud. Además, genera para el sistema sanitario un gasto adicional que no encuentra ninguna justificación en un momento como el actual y que por tanto le presenta como un nicho idóneo en la búsqueda de eficiencia.

“En España el gasto supone 11.250 millones de euros anuales”, aseguró Álvaro Hidalgo, profesor titular de Análisis Económicos de la Universidad de Castilla-La Mancha, durante las II Jornadas de Adherencia al Tratamiento. Según un estudio de la consultora IMS Health, el 8 por ciento del gasto sanitario mundial corresponde a problemas en el proceso asistencial. El 57 por ciento de esa cifra correspondería a la no adherencia a los tratamientos. Tanto Hidalgo como David Cantarero, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Cantabria, coincidieron en que el no cumplimiento de los tratamientos provoca 200.000 muertes prematuras en Europa cada año, lo que supone un coste para los gobiernos de 125.000 millones de euros anuales. Por ello, insistió en la necesidad de invertir en mejorar la adherencia para que el sistema sea más rentable.

Controlar la adherencia

A nivel asistencial, la falta de adherencia se traduce en otro tipo de efectos secundarios. Según destacó Julio Zarco, el director de Observatorio de la Adherencia Terapéutica (OAT), el organismo encargado de organizar la jornada, “el incumplimiento terapéutico hace que muchos pacientes necesiten más consultas médicas o ingresos hospitalarios, lo que conlleva a un encarecimiento de la asistencia y, por consiguiente, la falta de sostenibilidad del sistema sanitario”.

Una de las claves que destacaron los expertos asistentes a la jornada fue la importancia de los sistemas que permiten controlar la adherencia terapéutica, dado que se convierten en una herramienta fundamental para controlar el gasto, sin que el ahorro afecte la salud del paciente.

Así, Hidalgo subrayó que una forma de controlar los resultados en salud es asociar el tratamiento a un modelo de administración que permita monitorizar la adherencia de cada paciente. De este modo, los dispositivos electrónicos para la autoadministración de terapias se traducen en un doble beneficio sanitario: permiten un registro objetivo de la adherencia que fomente una mayor efectividad de las terapias y, al mismo tiempo, una mejor gestión del coste asociado a cada paciente.

Los expertos coinciden también a la hora de señalar que se desconocen los factores que conlleva el incumplimiento terapéutico. Según José Manuel Ribera, presidente del comité científico del Observatorio de la Adherencia Terapéutica, “el miedo a las reacciones adversas de los tratamientos es una dificultad añadida”.

Otra solución, para José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos, se materializa en un compromiso público para mejorar la relación entre el médico y el paciente. A este respecto, el director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid, Antonio Burgueño, puntualizó que ese pacto fomente el cumplimiento de la adherencia terapéutica. En esta línea, destacó la importancia de crear una red de comunicación que permita controlar, informar y educar a los pacientes y hacerles “el eje” del proceso terapéutico.

Dos modelos

Durante las jornadas se puso de manifiesto la importancia de la adherencia desde un punto de vista práctico. Por ello, se analizaron las experiencias llevadas a cabo en dos comunidades.

En Castilla y León se están introduciendo políticas de mejora mediante la implementación de guías y de protocolos para que enfermeros, farmacéuticos y profesionales sanitarios intervengan en dicho proceso. Sin embargo, Alejandra García, técnica del Servicio de Prestación Farmacéutica de la Dirección Técnica de Farmacia de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, reconoció que está siendo difícil debido “la suceptibilidad en la colaboración interprofesional”.

Por otro lado, el director de Asistencia Sanitaria del Gobierno Vasco, Antonio Arraíza, explicó los planes terapéuticos puestos en marcha en esta comunidad, como el proyecto Osabide (historia electrónica), Osarean (sistema de atención en red) y Presabide (sistema de prescripción), tres herramientas para hospitales que miden la adherencia según la prescripción y la dispensación.

Twitter
Suplementos y Especiales