Incertidumbres y calendarios sin cerrar obstaculizan el pago a las boticas catalanas

Herramientas
|
15 abr 2016 - 14:00 h
|

La situación de las farmacias catalanas parece un triatlón. Los titulares tienen que nadar entre facturas pendientes, pedalear con las administraciones y correr detrás del FLA para sostener el ‘premio’ de mantenerse a flote. Mientras Estado y Generalitat se pasan la pelota, la deuda ha aumentado hasta los 198,1 millones de euros, y el problema sigue siendo la falta de previsión.

Desde el COF de Barcelona indican que es indiferente qué administración les pague. Pero que la solución pasa por las ‘etapas’ recurrentes: que se establezca un calendario de pagos, un presupuesto realista y que se consigne una financiación suficiente, algo que no entrañaría gran dificultad, puesto que el gasto en recetas es previsible.

Para más dudas, esta semana el secretario de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès, avisó de que en mayo podría retrasarse todavía más el pago de la deuda. “A falta de la certeza en el pago mensual”, Antoni Torres, presidente de la patronal catalana Fefac, se aferra a “factores que nos generan confianza”, como es el cumplimiento “escrupuloso” del calendario de pagos al que se comprometió la Generalitat. Y reconoce que la situación política a nivel estatal les genera incertidumbre.

Calendario de pagos

El pasado 13 de abril, la Comisión de Hacienda catalana aprobó, por unanimidad, una propuesta de resolución planteada por Ciudadanos sobre la deuda pendiente por parte de la Generalidad con las farmacias. El texto insta al Gobierno autonómico a elaborar y presentar un calendario de pagos de esa deuda; el plan para los futuros pagos, así como las previsiones presupuestarias del Gobierno en funciones para 2016.

“Es indignante que los farmacéuticos hayan tenido que poner de su bolsillo dinero para poder ofrecer la medicación que necesita parte de la población”, denunció David Mejía, diputado de Ciudadanos. Y añadió que “aunque los catalanes dependen del FLA para poder hacer frente a estos gastos, la Generalitat debe saber ajustarse a la realidad y priorizar las partidas del presupuesto”.

Twitter
Suplementos y Especiales