Farmacias centinela: a falta de una red nacional, surgen las regionales

Las CC.AA. desarrollan sus iniciativas aunque apostarían por un proyecto común
Herramientas
|
22 ene 2016 - 15:00 h
|

Con las latentes distancias tanto en características como en fines, las conocidas como ‘farmacias centinela’ parecen seguir el mismo camino, tanto en lo bueno como en lo mejorable, que la receta electrónica. Ante la ausencia de un proyecto nacional común, las Comunidades Autónomas (a través de sus colegios farmacéuticos) están desarrollando sus propias redes de boticas centinela, con sus respectivos plazos y criterios.

Si bien es loable esa proactividad, los responsables de estos proyectos reconocen lo idóneo que sería contar con una red nacional de boticas que trabajaran de forma coordinada en detectar y notificar errores relacionados con la medicación. Así lo admite a EG, María Jesús Escribano, responsable del proyecto en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, región pionera, desde 2005, en tener una red de establecimientos ‘vigía’.

Centinelas regionales

En 10 años, las 80 boticas que integran la red madrileña han notificado 283 sospechas hasta septiembre de 2015. Los dos errores más frecuentes son la prescripción de un medicamento no comercializado y el error administrativo. Y en la etapa de administración es el error en la dosis. La década ha permitido identificar uno de los puntos donde incidir: “mantener a los boticarios implicados para que no decaiga el ritmo con los años”, apunta Escribano.

Castilla y León (desde septiembre de 2015) y Castilla-La Mancha (cuya red empezará a notificar el 26 de enero) han sido las otras regiones que han ‘copiado’ a Madrid para constituir su propia red de establecimientos centinela. Ambas comunidades también hacen suyas las manifestaciones sobre la oportunidad y utilidad de la creación de una red nacional. Sin embargo, mientras esta no llegue, sus proyectos seguirán adelante.

En esta línea, el presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (Cofcam), Ignacio Romeo, es partidario de esta red nacional, aunque “desgraciadamente, el modelo de Estado que tenemos propicia la creación de 17 redes” manifiesta. Así, la creación de una red nacional permitiría concentrar y unificar los datos de todas las alertas que las farmacias emiten. Esto redundaría en un ahorro de tiempo, de trámites y en un mejor conocimiento de las reacciones adversas de los pacientes.

Mientras llega ese momento, a través de la red de farmacias centinela regionales, cada establecimiento notifica a su respectiva consejería de sanidad y desde ahí, se emiten los informes correspondientes. De hecho, además de la “infrautilizada” red de farmacovigilancia nacional —por la cual las farmacias dan parte de las reacciones adversas a medicamentos—, sólo tiene cobertura estatal el Plan Vigila, que el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos puso en marcha en septiembre de 2015.

Por ello para los impulsores de las redes regionales resulta muy positivo “potenciar la notificación por parte de las farmacias que muestran interés, dado que cada día la farmacia comunitaria detecta muchas irregularidades y las soluciona sin que queden registradas”, apunta el presidente del Cofcam. Además, Romeo espera que la iniciativa sea todo un éxito, ya que considera que la notificación será de gran utilidad. Por ejemplo, “si un laboratorio tiene mal identificado un envase, o tiene una isoapariencia excesiva, la notificación permitirá tomar decisiones” afirma.

Por otro lado, según explica a EG el responsable de la red de farmacias centinela de Castilla y león, Jesús Espinosa, en su caso se da una peculiaridad, y es que —de acuerdo con la Dirección General de Salud Pública—, serán las boticas las que dispongan de los datos. Con ello, “se incentivará la ilusión de las boticas, ya que no se tratará de una mera cesión de datos a la Administración lo que facilitará una explotación más dinámica de estos”, matiza Espinosa. En definitiva se trata de garantizar que la red de farmacias centinela cumpla con el objetivo de ser, “una red de respuesta rápida” añaden desde Castilla y León.

Por ahora, la expansión de la e-receta está ralentizando la puesta en marcha de la red de farmacias centinela en Castilla y León. Según su responsable, porque se utiliza la misma plataforma de notificación. Mientras tanto, trabajan en desarrollar programas específicos, con los resultados obtenidos hasta octubre de 2015. Las expectativas son halagüeñas, ya que el análisis de datos más actuales permitirá una notable mejora del servicio.

Twitter
Suplementos y Especiales