TRONCALIDAD/ El decreto puede ver la luz antes de 2013 con pocas áreas de capacitación

Facme apoya que Urgencias sea un ACE y Semes pide recapacitar al ministerio

Los urgenciólogos alegan que el PP les ha apoyado durante sus ocho años de oposición
Herramientas
|
08 jun 2012 - 19:00 h
|

Los médicos de Urgencias no entienden los argumentos con los que la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme) ha apoyado la nueva idea que baraja el Ministerio de Sanidad para que finalmente esta disciplina no sea una especialidad primaria, sino una superespecialidad o área de capacitación específica (ACE) sin pronunciarse, sin embargo, sobre Psiquiatría Infantil y Genética, ante las que alega una “falta de criterio” ya que ninguno de sus miembros están relacionados con esta área.

La respuesta emitida por la Sociedad Española de Médicos de Urgencias y Emergencias (Semes) de Madrid explica que los estatutos de constitución de Facme les han impedido integrarse en la federación, lo que, a su juicio, también debería impedirles opinar sobre esta área al “desconocer” el criterio basado en la legislación y la evidencia científica de una sociedad que sí está integrada en Eusem (European Society for Emergency Medicine) y la propia UEMS (European Union of Medical Specialists), en este último caso como sección de pleno derecho con capacidad para asesorar y dar recomendaciones a la Comisión y el Parlamento europeos. Según ha anunciado Sanidad a los representantes de Facme, su intención es contar con las sociedades para desarrollar y definir las ACE, creando pocas y de forma lenta y progresiva para no precipitarse en su desarrollo, mientras que la aprobación del decreto de troncalidad es inminente y podría ver la luz antes de 2013.

Por el momento, el presidente de Semes, Tomás Toranzo, confía en que impere el sentido común y en que, dado que la decisión definitiva todavía no está tomada, la especialidad de Urgencias sea al fin una realidad con la implantación de la troncalidad pues el Partido Popular así lo ha apoyado durante los ocho años que ha estado en la oposición —tanto en su grupo parlamentario como en sus programas electorales— sin que nada haya cambiado.

Twitter
Suplementos y Especiales