Estonia vuelve a apostar por la regularización

Temas relacionados:
Herramientas
|
28 mar 2014 - 15:00 h
|

Aunque haya tardado casi dos décadas en darse cuenta de ello, Estonia ya sabe que la liberalización aporta más complicaciones que réditos. El nuevo Gobierno estonio está tramitando una ley para volver a regular su modelo de farmacia, que fue liberalizado tras la independencia de esta república báltica de la Unión Soviética en 1991.

El modelo que ahora quiere recuperar el gobierno estonio devolvería la propiedad de las boticas a manos de profesionales, quienes deberán ostentar más del 50 por ciento del capital de la farmacia. Además, limitará la propiedad a un único establecimiento por farmacéutico y también regulará las distancias. Esta decisión cuenta con el respaldo del Tribunal Supremo de Estonia que, en junio de 2013, falló favorablemente a la regulación del sector farmacéutico y la vuelta al status quo regulador existente en la década de los noventa, al estimar que los servicios que presta la farmacia comunitaria “no es equiparable” a cualquier otro servicio comercial.

Las grandes cadenas, que actualmente son propietarias de la mayoría de farmacias de Estonia, han iniciado una fuerte ofensiva para evitar que la ley acabe siendo aprobada y centran su mensaje en denunciar que la vuelta a la regularización no es consistente con una economía de libre mercado y que las mismas son capaces de ofrecer servicios más favorables, variables y seguros. En todo caso, el proyecto regulador se encuentra en su fase inicial y el primer borrador de la ley fija en 2017 el límite para el cambio de la propiedad de las farmacias de Estonia.

Twitter
Suplementos y Especiales