El sector ve dificultades para comunicar los efectos adversos

Herramientas
|
14 nov 2014 - 15:00 h
|

Durante 2013 se produjeron 3.174 notificaciones de reacciones adversas a medicamentos, la mayoría comunicada por los profesionales sanitarios (95 por ciento). Sin embargo, tanto expertos de la Agencia Española del Medicamento (Aemps) como la industria farmacéutica consideran que existen dificultades para comunicar, de manera eficiente, estos efectos, lo que torpedea la función de la farmacovigilancia. “La nueva legislación establece que dentro de las reacciones adversas están también los errores de medicación y para poder comunicar esto de manera eficaz estamos trabajando con el Ministerio de Sanidad y la comunidades autónomas”, aseguró Miguel Ángel Maciá, técnico de la Aemps, durante el XI Congreso de la Asociación de Medicina de la Industria Farmacéutica (Amife). La legislación vigente trata de abordar la evaluación de la relación beneficio-riesgo postautorización. Este aspecto, según Maciá, unido al plan de gestión de riesgo “debe disminuir las exigencias para funcionar mejor”.

Desde las compañías farmacéuticas la perspectiva es similar. Elvira Falcó, directora de Regulatorio y Farmacovigilancia de Lilly, señaló que la mayoría de investigaciones sobre efectos adversos e interacciones de medicamentos en medios digitales está en inglés, lo que dificulta la tarea de comunicación con los pacientes. “Ahora se está desarrollando la primera base de datos en español en el Hospital Carlos III”, añadió. Otro de los problemas que se encuentran en farmacovigilancia es el auge de aplicaciones de e-salud. “Tienen que estar validadas para que no creen un problema mayor”, alertó.

Twitter
Suplementos y Especiales