El presupuesto farmacéutico catalán crece 50 puntos por debajo de lo que querrían los COF

n Comín traslada al sector su disposición a abordar la permanente infrafinanciación de la factura farmacéutica catalana
Herramientas
|
03 jun 2016 - 15:00 h
|

En 2015 la Generalitat de Cataluña presupuestó 958,7 millones de euros a la partida de recetas dispensadas en farmacias, y el gasto anual total ascendió a 1.367 millones. Los principales representantes de la Farmacia catalana recurren a la misma cifra para acusar la “insuficiencia” del presupuesto proyectado para 2016. Situado en los 989,2 millones de euros, el incremento previsto del 3,1 por ciento queda muy lejos del incremento del que el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña juzga necesario para acabar con la tendencia histórica a la infrapresupuestación y para manejar una buena predicción de lo que va a costar la prestación farmacéutica anual: un 53 por ciento.

Así se lo trasladó el presidente del Consejo y del COF de Barcelona, Jordi de Dalmases, al consejero Antoni Comin durante el Consejo Consultivo de Salud celebrado el pasado 23 de mayo. Hasta ahora, la respuesta de la Consejería a los incrementos presupuestarios reclamados por los colegios y la patronal de las farmacias catalanas, Fefac, ha sido la de que no existe una relación directa entre lo presupuestado y lo que se puede pagar. Dicho de otro modo, si las farmacias dependieran exclusivamente de lo presupuestado, no habrían podido cobrar 12 facturas en 2015, ya que sólo había presupuesto para julio.

Lo lógico, no obstante, es que el presupuesto esté dotado con una cantidad más cercana a la real. Y ahí radica la novedad del mensaje que la Consejería comunicó en el último Consejo Consultivo. Comín trasladó la necesidad de establecer una mesa que aborde la permanente infrafinanciación de la factura farmacéutica de receta en Cataluña.

Aún considerando insuficiente la partida, la Farmacia catalana confía en no llegar con problemas añadidos (aumentos en los plazos de pago) a fin de año. Antonio Torres, presidente de Fefac, recuerda en este sentido las gestiones realizadas desde esta patronal y el Consejo de Colegios de Farmacéuticos con la Administración, según las cuales “la Generalitat se ha comprometido a pagar a las farmacias cada mes lo equivalente a una mensualidad y a no incrementar el plazo de pago actual”. Hoy, Cataluña continúa con retrasos de 2,5 a 3 meses, y los pagos ahora se fraccionan el 24 por ciento de un mes y el 76 por ciento del otro. El sector, como reconoce De Dalmases, ha conseguido una “regularidad en los cobros con retraso mantenido” y sólo espera mantener esta tendencia “sin sorpresas”.

En parte por este motivo, los representantes del sector consultados por EG tampoco confían en un incremento de la dotación durante el trámite parlamentario. Rosa Nuria Aleixandre, presidenta del COF de Girona y conocedora de los mecanismos que actúan en el diseño y la aprobación de los proyectos de cuentas públicas dada su experiencia como senadora, recuerda que los presupuestos “están hechos en función de las necesidades de voto de los grupos parlamentarios que los proponen; en especial como viene ocurriendo los últimos 12 meses cuando se está en campaña electoral”. En la misma línea, Torres considera que “en los posibles problemas para pagar las facturas también influirá el resultado de las próximas elecciones”.

Lo que de momento parece claro es que, aunque estemos en campaña, las posibilidades de que el presupuesto farmacéutico catalán para 2016 crezca en el Parlament son escasas, pues las prioridades políticas y presupuestarias no pasan por el capítulo para cubrir el gasto en receta, sino por el plan de choque contra las listas de espera.

Twitter
Suplementos y Especiales