Boticarios y médicos, indignados por una web que ofrece prescripciones online ‘a la carta’

Herramientas
|
09 abr 2015 - 16:00 h
|

“¡Solicite o renueve su receta médica privada en solo 2 minutos!” “Rellene un formulario online (...)reciba la receta electrónica en 5 minutos en su correo electrónico, imprímala y acuda a su farmacia”. Estos son algunos de los reclamos que pueden leerse en la web www.recetamedicaonline.es, una plataforma que, según indican sus creadores (un equipo de médicos), permite “de forma legal” a los usuarios solicitar prescripciones privadas de cualquier medicamento, de venta con o sin receta, “excepto el grupo de estupefacientes, psicotrópicos, diagnóstico hospitalario o produzcan adicción y dependencia física”. Todo ello con un coste por solicitud de 10 euros para el usuario.

Lo que para este equipo de médicos, la prescripción online a petición del paciente sin el contacto directo con el mismo es una práctica legal ligada a la Telemedicina, para otros compañeros médicos y farmacéuticos no lo es, a tenor del revuelo que ha provcoado —especialmente en las redes sociales— esta plataforma. Una visión que también se comparte desde la Organización Médica Colegial, desde donde se indica a EG que “entendemos que no es legal y ya estamos haciendo una valoración jurídica al respecto”. Otro de los representantes del sector que han mostrado su parecer al respecto es Rafael Borrás, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Teva, quien estima que “desvirtúa la profesión y pone en riesgo al paciente”. Muchos farmacéuticos y responsables sanitarios también han mostrado su alarma ante la posibilidad de que sea el paciente quien ‘decida’ qué medicamento adquirir y cuándo.

El equipo médico responsable de esta web, liderados por Roberto Medina, facultativo y director de Proyectos de ‘Receta Médica Online’ indica que todas las prescripciones que se emiten a través de esta web tras la petición inicial del usuario “cumplen con la normativa vigente establecida por el real decreto 1718/2010”. El proceso que debe seguir el usuario es el siguiente: en un formulario, indica el medicamento del que desea una prescripción y rellena sus datos personales (adjuntando una imagen de su DNI). Posteriormente, se debe aceptar el consentimiento informado (compuesto por apenas 4 puntos, entre los que figuran que el paciente reconoce no ser alérgico al medicamento y conoce sus efectos secundarios) y el sistema ‘exige’ adjuntar un informe médico, historial “o una receta antigua del mismo tratamiento”.

“Es un esperpento y, sobre todo, un gran riesgo. Puede darse el caso de que el médico habitual del paciente haya decidió interrumpir un determinado tratamiento al no ser ya necesario o contraproducente y que el paciente pueda decidir a motu proprio continuar con él presentando en esta web la última receta que se le prescribiese”, indica a EG un dirigente de una corporación farmacéutica. Los responsables de esta web indican que “algunas veces” podrá solicitarse información adicional por el médico antes de recibir la receta médica”. El obejtivo, indican, es “seguir una buena praxis médica”. Para el resto de profesionales médicos y farmacéuticos, la buena praxis médica pasa, directamente, por no realizar prescripciones sin un diagnóstico o contacto directo con el paciente. Menos aún que el paciente quien tome la iniciativa y sea quien solicite la receta.

Twitter
Suplementos y Especiales