Atención Farmacéutica en residencias: hacer “más por menos”

A cambio de seguir delegando este servicio en las farmacias , las administraciones imponen más exigencias
Herramientas
|
19 sep 2014 - 14:00 h
|

El borrador del nuevo decreto de prestaciones farmacéuticas en centros residenciales de Andalucía ‘permite’ que, en residencias con menos de 50 camas, la dispensación y Atención Farmacéutica (AF) sea asumida por una botica. Que la oficina de farmacia siga formando parte del nuevo modelo de prestación a residencias es una buena noticia, aunque su actuación quede limitada a los centros de menor tamaño.

Sin embargo, el contenido de este borrador (cuyo trámite de audiencia finaliza el 22 de septiembre) esconde ciertos artículos ‘envenenados’ que obligarán a las boticas a hacer “más por menos”. La selección de la farmacia será potestad del Servicio Andaluz de Salud (SAS), mediante concurso de libre concurrencia y conforme a ciertas obligaciones (programas de seguimiento, preparación de SPD, dedicar un tiempo mínimo de 25 minutos por paciente/cama/mes...). Hasta ahí, nada que objetar; por su índole sanitaria, son respaldadas por la profesión. Ahora bien, en este borrador el SAS se reserva el derecho a elegir “medicamentos y productos sanitarios que suministrará directamente a las residencias pero siendo dispensados por la botica”.

Dicho de otra forma, el SAS podría utilizar a las boticas como simples distribuidores de esos medicamentos adquiridos, sin mencionar compensación económica alguna por ello (margen o cuantía fija por acto). “Se puede abrir una puerta a que en el futuro solo nos dediquemos a llevar a las residencias los fármacos que ellos nos entregan”, denuncia José Luis Márquez, presidente de la patronal regional Ceofa. Márquez entendería la medida “si afectase solo a determinados productos”, pero insiste que también se alude a medicamentos. “Parece que el SAS persigue que seamos las farmacias quienes nos retiremos a motu proprio de esta prestación”, valora.

“Más intervención”

La consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha también ve factible aumentar las ‘exigencias’ al farmacéutico que atiende a residencias. Los resultados de un plan de inspección por el que se ha evaluado la calidad y seguridad de la asistencia farmacéutica en más de cien residencias manchegas ha revelado que “es necesaria una mayor intervención del farmacéutico en la propia residencia, en colaboración con los profesionales del centro”, indicó su director general de Planificación, Ordenación e Inspección, Javier Hernández.

Respecto a esa “mayor colaboración” reclamada, Hernández cree que tendría como resultado “racionalizar y utilizar de manera más adecuada el uso de los medicamentos por los residentes”.

Twitter
Suplementos y Especiales