El 38% de los españoles se beneficiarán de la e-receta interoperable este verano

En la época de más desplazamientos, la aún no inclusión de grandes CC.AA en el proyecto le resta provecho
Madrid
|
07 jul 2017 - 14:14 h
|

Nueve meses después de que, en octubre de 2016, Castilla-La Mancha entrase a formar parte del proyecto de interoperabilidad de receta electrónica del SNS, sus farmacias ya pueden dispensar prescripciones electrónicas provenientes del resto de regiones (otras ocho) que también son interoperables. Y es que, cabe recordar, hasta ahora Castilla-La Mancha venía participando solo en calidad de emisor de e-recetas interoperables, pero no como receptor (dispensador) de ellas. Así las cosas, las nueve regiones integradas en el proyecto de interoperabilidad de receta electrónica (ver gráfico) ya participan en él en igualdad de condiciones.

De vuelta a Castilla-La Mancha, una vez desarrollados los ajustes técnicos necesarios por los colegios farmacéuticos en sintonía con la Administración, las 1.270 oficinas de farmacia regionales ya pueden dispensar las recetas electrónicas prescritas en sus lugares de residencia a pacientes de Canarias, Extremadura, Navarra, Galicia, Comunidad Valenciana, La Rioja, Aragón y Castilla y León (el resto de autonomías integradas en el proyecto). Así, las nueve autonomías participan de igual manera en la interoperabilidad, siendo tanto emisoras como dispensadoras de prescripciones digitales.

A lo largo de los últimos días, los colegios farmacéuticos manchegos han celebrado diversas sesiones técnicas para sus farmacéuticos comunitarios colegiados de cara a informarles de cómo trabajar con la interoperabilidad. “El Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (Cofcam) ha trabajado duro junto con la Administración regional para que las oficinas de farmacia de todo nuestro territorio estén preparadas y a disposición de los pacientes que vienen a veranear a la región y puedan adquirir sus medicamentos sin problemas”, explica Ignacio Romeo, presidente del Cofcam.

Incluso, ya se conocen los primeros datos: en los primeros días de vigencia, ya se han despachado cerca de 200 e-recetas prescritas en otras regiones, apunta el propio Romeo.

Ni la mitad de boticas... ni de españoles

La inclusión de estas nueve regiones en el proyecto de interoperabilidad supone que cerca de diez mil farmacias (9.468, en concreto) ya participen en la interoperabilidad, si bien solo supone un 43 por ciento de la red nacional formada por 21.9868 establecimientos (según estadísticas del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos).

El porcentaje es incluso menor respecto a los españoles que podrían hacer uso este verano —época que concentra las mayores cifras de desplazamientos cada año— de la posibilidad de retirar su medicación en otras regiones distintas a su lugar de residencia, opción de especial importancia en el caso de pacientes crónicos y las dispensaciones de continuidad.

En concreto, según el análisis realizado por EG (en función del censo poblacional elaborado por el Instituto Nacional de Estadística a cierre de 2016) solo cuatro de cada diez españoles (17,7 millones, lo que supone un 38 por ciento del censo nacional) puede aprovecharse ya de la interoperabilidad. Ahora bien, en todo caso dependerá del destino de sus desplazamientos. En concreto, que el mismo se encuentre en alguna de las restantes provincias con la que es posible ‘intercambiar’ prescripciones y dispensaciones electrónicas.

En este sentido, que las cifras de farmacias participantes y pacientes beneficiarios siga situándose por debajo del umbral del 50 por ciento se debe, principalmente, a la no inclusión en este proyecto las tres principales comunidades autónomas —tanto en censo como red farmacéutica— como son Madrid, Cataluña y Andalucía. Solo ellas aportan en su conjunto casi un tercio de la red nacional de boticas: 9.911 boticas. Una cifra superior a las que ya participan en el proyecto (9.468). Respecto a la población, en estas tres regiones habitan más de 22 millones de ciudadanos, casi la mitad de los 46,5 que componen el censo nacional.

Por números tan elocuentes como los anteriores, los expertos señalan la inclusión sine die de estas regiones como la verdadera “prueba de fuego” que aún tiene que afrontar el Ministerio de Sanidad en coordinación con las Administraciones autonómicas en este proyecto de interoperabilidad. Unas mismas voces que califican cuando menos de sorprendente que Andalucía aún no se encuentre participando del mismo, dado que fue la primera región en la que la receta electrónica fue una realidad en España. Allá por octubre de 2003, en una botica sevillana.

Asturias, la siguiente

A pesar de esa importancia, ninguna de estas tres regiones figura en la próxima fase de inclusión de nuevas CC.AA en la interoperabilidad de la e-receta del SNS. En este sentido, la siguiente autonomía en incorporarse sería Asturias, en una fecha concreta que, aunque se desconoce, será inminente.

Cabe recordar que tras incumplimientos sistemáticos pasados sobre la fecha en la que la plena interoperabilidad debería ser una realidad, los últimos mensajes desde el Ministerio de Sanidad apuntaban a conseguir el objetivo en este 2017. Sin embargo, representantes ministeriales ya lo sitúan en torno al primer trimestre de 2018 para ello, ampliando (una vez más) los plazos.

Diez mil boticas (43%) de nueve CC.AA pueden dispensar recetas electrónicas interoperables; y Asturias será la siguiente

El proyecto vivirá su verdadera ‘prueba de fuego’ cuando se incluyan Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía

Twitter
Suplementos y Especiales