Genómica e innovación

Herramientas
Impulsor de la Ponencia
de estudio sobre genómica
en el Senado
|
11 oct 2019 - 12:24 h
|
<p>Genómica e innovación </p>

Innovación es el asunto central de este número especial de El Global, con motivo de la edición de su número 900.

Innovación es, también, el término que mejor expresa la orientación constante de los sistemas de salud modernos. Innovación es el término clave porque incorpora el asunto central en el que se sustenta el avance científico en el campo de las ciencias biomédicas.

Es cierto que hay mucho que trabajar aún en el terreno de la mejora de los procedimientos que evalúen la innovación, para contar con la mayor certidumbre posible en el conocimiento relativo al alcance real de los avances científicos, y saber qué aportan los nuevos medicamentos y otras nuevas tecnologías sanitarias y poder valorar así su verdadera contribución a los resultados en salud.

En este escenario, la genómica es uno de los campos más prometedores en el objetivo de ser más eficaces en la prevención y en el tratamiento de muchas enfermedades de diversa naturaleza y gravedad. Con el desciframiento del genoma humano se han abierto nuevas vías para la medicina personalizada y de precisión que ofrecen y mejores expectativas a miles de pacientes.

El desafío que nos ofrece la genómica es de gran importancia ya que, además de suponer una esperanza cierta en la prevención y en la curación de muchas enfermedades, abre la necesidad de asegurar nuevas vías de formación a los profesionales, más garantías al uso seguro y a la confidencialidad de los datos genéticos o un trabajo serio hacia la sostenibilidad de una oferta equitativa.

Este es el origen de la Ponencia de Estudio que propuse en el Senado y que trabajó a lo largo de 2018 para que se conocieran a fondo dichos desafíos con aportaciones de los más expertos en la materia y se aprobaran por unanimidad de todos los grupos parlamentarios, sin excepción, un grupo de conclusiones y recomendaciones para una Estrategia en medicina genómica, personalizada y de precisión para el Sistema Nacional de Salud, con planes y objetivos a corto, medio y largo plazo para los próximos 10 años.

El camino está trazado y la metodología sugerida es la más adecuada: la planificación estratégica que debe contar con una amplia implicación y participación de todos los agentes y con un liderazgo efectivo desde el Gobierno de España. Es por eso que puede afirmarse que el futuro tiene un espacio de esperanza si sabemos aprovechar las oportunidades y el conocimiento que tienen nuestro sistema sanitario y nuestros profesionales.

Twitter
Suplementos y Especiales