Opinión

Hacer la innovación posible y sostenible, una tarea de toda la cadena de valor

Temas relacionados:
Herramientas
Editor de EG
|
11 oct 2019 - 12:00 h
|

El reto será atender a una población a causa de su edad, y conseguir el control de su enfermedad de base

<p>Hacer la innovación posible y sostenible, una tarea de toda la cadena de valor</p>

La sanidad es un ejemplo del modelo de la cadena de valor que Michael Porter, uno de los mayores expertos en el mundo de los negocios, popularizó en 1985 y que se adoptó en todas las escuelas de negocio. Si el producto es un servicio como la sanidad (o la salud) el valor se le proporciona en todas las fases con actividades primarias y actividades de soporte. En un planteamiento estratégico no puede faltar qué procesos ofrecen valor, y la innovación es un elemento imprescindible para proporcionar un servicio sanitario de calidad. No hace falta mirar mucho hacia atrás y pensar en grandes avances e innovaciones: las tenemos ahora. Inmunooncología, CAR-T, VIH, Hepatitis C, el abordaje del riesgo cardiometabólico o la esclerosis múltiple son áreas y patologías de grandes avances e innovaciones. En un entorno de gastar mejor, e incluso menos, individualizar tratamientos permite evitar los tratamientos que se prolongan y se suman en combinaciones múltiples, hasta ahora la única forma de conseguir resultados en una pequeña parte de los pacientes, algo habitual en el área oncológica. Sí, la innovación ahorra, no resulta barata y su beneficio se prolonga en el tiempo. Hay un debate abierto sobre el impacto económico cuando la alternativa es la muerte. La ética y la productividad se juntan ahora cuando se cura a personas cuya expectativa de vida podía ser de menos de un año.

Pero los mejores resultados gracias a los avances terapéuticos cambian el panorama de la morbimortalidad: ya tenemos pacientes mayores VIH positivos, y el 60% de los cánceres son curables o cronificables, lo que proporciona una población mayor que será atendida de problemas cardiovasculares por su envejecimiento, no por su enfermedad superada o controlada. El reto será atender a una población que enferma por su edad, y conseguir el control de su enfermedad de base. En esa tarea, la cadena de valor es imprescindible. Farmacia y Enfermería emergen como actividades de soporte junto a los especialistas médicos. Y desde AP, los especialistas de medicina familiar y comunitaria asumen ya un mayor rol en el control de patologías que el especialista, por capacidad y acceso, debe compartir. En este número 900 de EG se lo contamos.

Twitter
Suplementos y Especiales