Herramientas
|
30 jun 2017 - 14:56 h
|
<p>Mingorance y Pérez Ostos</p>

La publicación ‘Bida Farmacéutica’ nos pone al día en su primera edición sobre el trayecto y los objetivos de Bidafarma. El texto, recoge distintas consideraciones realizadas por Antonio Mingorance Gutiérrez y Antonio Pérez Ostos, presidente y vicepresidente de Bidafarma. En ellas se refleja el desarrollo y valores fundamentales en los que se ha basado esta fusión. Mingorance opina que “uno de los principales pilares para finalizar con éxito esta fusión ha sido “la generosidad” mostrada en los tres escalones más marcados de la cooperativa, como son los consejos rectores, los trabajadores y las farmacias, que han entendido que la formación de esta nueva empresa, Bidafarma, con mayor músculo, estaría enfocada hacia el mercado actual y hacia un cambio de modelo interno de las empresas de la distribución, respetando en todo momento el modelo de farmacia y la particularidad de cada cooperativa”.

El posicionamiento de Bidafarma, no deja de lado otras cuestiones como el desarrollo de servicios para una farmacia asistencial y focalizada en el paciente. “Bidafarma está desarrollando en las asociaciones de pacientes, acciones que se ajustan a la cronicidad y la complejidad farmacológica, que hacen que el farmacéutico sea un agente sanitario cada vez más esencial para la asistencia al paciente y de los profesionales sanitarios mejor valorado”, explica Mingorance. En esta realidad, Bidafarma ha establecido sus líneas de trabajo con las distintas asociaciones de pacientes, como parkison, diabetes, fibromialgia entre otras. “Los pacientes deben encontrar nuevos servicios adaptados a sus necesidades particulares, sin olvidar que los pacientes crónicos son un colectivo mayoritario en las farmacias y esperan una escucha activa del farmacéutico”, añade Pérez Ostos.

En cuanto a las concentraciones que se están produciendo en el sector de la distribución farmacéutica en el territorio nacional, para nuestros representantes, supone una esperanza para el futuro del modelo farmacéutico y de su supervivencia, adaptándose a las necesidades actuales de la sociedad y administraciones. “El nacimiento de Bidafarma”, prosigue Mingorance, “ha supuesto un cambio de modelo interno de distribución, desarrollando acciones concretas, todas encaminadas al socio, ofreciéndole las mejores condiciones y una eficiencia en el suministro con una amplia red de almacenes disponibles y distribuidos en el territorio nacional”.

Una opinión compartida la tiene también Pérez Ostos ya que a su juicio, “las concentraciones en el sector de la distribución son una clara exigencia del mercado que pone de manifiesto la necesidad de incrementos de capital, porque, aunque se trata de un sector en el que se mueven numerosas unidades con un escaso margen, a pesar de ofrecer unos resultados de grandes volúmenes de facturación, la rentabilidad es baja”. Una situación como la actual, donde el tamaño es mayor, permite desarrollar unos servicios para las farmacias más potentes e innovadoras, además de conseguir una defensa de intereses asociado a una capacidad negociadora que no se tiene cuando el tamaño es menor.

Como ha opinado Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, a lo largo del tiempo, industria, distribución y farmacias venimos colaborando para garantizar el acceso al medicamento en condiciones de rapidez, eficacia, calidad y seguridad.

La concentración que se está produciendo en el sector de la distribución supone una esperanza para el futuro del modelo farmacéutico y su supervivencia

Twitter
Suplementos y Especiales