Herramientas
Director general de Takeda España
|
30 ene 2017 - 08:00 h
|
<p>Innovar para un futuro sostenible en sanidad</p>

La salud es una prioridad que cada vez cobra mayor peso en nuestra sociedad. El progresivo envejecimiento de la población al que nos enfrentaremos en los próximos años, entre otros factores, hace que sea fundamental que las compañías farmacéuticas tengamos una visión a largo plazo en el ámbito de la salud. Es necesario que nos planteemos cómo queremos que sea la sanidad del mañana, la que dejaremos en herencia a las próximas generaciones, y en Takeda estamos convencidos de que ese futuro sostenible del sistema sanitario pasa por realizar una firme apuesta por la innovación.

En este contexto de reflexión acerca de dónde queremos posicionarnos en el futuro, hemos definido nuestra Visión 2025 a nivel global. En ella, establecemos como prioridad absoluta poner al paciente en el centro de todas nuestras actividades y contribuir a cubrir sus necesidades a través de la innovación y el desarrollo de un pipeline cada vez más amplio. Cada paso que damos está encaminado a mejorar la salud de las personas y procurar contribuir a su bienestar, y por ello para nosotros es importante que los pacientes confíen en nuestro trabajo y en nuestro compromiso con la calidad de los tratamientos que desarrollamos.

Esta Visión 2025 viene determinada por el Takedaísmo, nuestra filosofía corporativa, cuyos pilares principales son la Integridad, la Equidad, la Honestidad y la Perseverancia. Estos cuatro valores, que nos acompañan desde el nacimiento de Takeda hace más de 235 años, son la base de todas nuestras acciones y están profundamente integrados en nuestra manera de trabajar. Son nuestra hoja de ruta a la hora de tomar todas las decisiones. En España, combinamos estos valores orientales, propios de nuestro origen japonés, con la juventud y el dinamismo de la filial española, sin perder nunca de vista nuestro objetivo principal, que está en línea con el que persigue la compañía desde hace más de dos siglos: satisfacer las demandas de pacientes y médicos en el entorno sanitario, y garantizar nuestro compromiso con la calidad de nuestras terapias.

Pero como decía antes, para conseguir los mejores resultados para el paciente y trabajar al mismo tiempo en la construcción de una sanidad sostenible, estamos convencidos de que es indispensable una apuesta firme y decidida por la investigación, el desarrollo y la innovación. En Takeda dedicamos el 8,51 por ciento de nuestras ventas en España a la I+D+i, y en la actualidad estamos promoviendo más de 50 ensayos clínicos en 129 centros hospitalarios españoles, en los que están implicados 237 investigadores y 784 pacientes.

Creemos además que en el actual entorno sanitario es fundamental promover sinergias con otras compañías líderes en el sector. En 2016, hemos llegado a importantes acuerdos con empresas referentes en su área, como es el caso del acuerdo con TiGenix, una alianza que permitirá el desarrollo y comercialización de un tratamiento para pacientes con enfermedad de Crohn y fistulas complejas. El desarrollo de esta terapia cuenta con una importante participación de investigadores españoles, y podría suponer una gran esperanza para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren esta patología. Otros acuerdos importantes llevados a cabo este año han sido el acuerdo con EnGene para desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades gastrointestinales, la alianza con Crescendo Biologics para crear tratamientos basados en Humabodies, o el programa de investigación conjunto con el Centro de Investigación Aplicada en CMPI (CiRA) de la Universidad de Kyoto para explorar las aplicaciones clínicas de las células madre en áreas terapéuticas como el cáncer, la insuficiencia cardiaca, o la diabetes.

Sin duda la Oncohematología es una de las áreas terapéuticas en las que Takeda centra su actividad en España. Por ello, 2016 ha sido clave para nosotros gracias a la buena noticia que hemos recibido a finales de año por parte de la Comisión Europea, la aprobación de un nuevo tratamiento para el mieloma múltiple, patología que todavía requiere un tremendo esfuerzo para mejorar el pronóstico de la calidad de vida de los pacientes que la padecen.

Además, como parte de nuestra determinación por crear iniciativas que mejoren la vida de los pacientes españoles, este año 2016 hemos apoyado el Proyecto KOAN, una acción que se enmarca dentro de otra de las áreas terapéuticas de nuestro interés: la Gastroenterología. Esta iniciativa multidisciplinar, liderada por GETECCU e IESE, ha consistido en la identificación de necesidades de los pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa por parte de un equipo de 450 personas formado por gestores, pacientes, médicos, enfermeros, farmacéuticos de hospital y otros profesionales sanitarios de tres comunidades autónomas (Cataluña, Galicia y Madrid). El coste directo de las enfermedades inflamatorias intestinales es muy elevado (alrededor de 500 millones de euros al año), a lo que hay que sumar la pérdida de productividad. Estas cifras nos dan una idea de lo importante que son proyectos como este, que identifican necesidades de los pacientes para plantear soluciones que mejoren su calidad de vida y, al mismo tiempo, proponen medidas coste-eficaces que repercutan positivamente en la sostenibilidad del sistema sanitario español. Este es claramente el camino por el que queremos seguir y nuestra motivación para seguir trabajando.

“Cada paso que damos está encaminado a mejorar la salud de las personas y procurar contribuir a su bienestar, y por ello para nosotros es importante que los pacientes confíen en nuestro trabajo”

Twitter